Por - - 0 Comments

Ya que hace tiempo en “Sonidos Marginales” se habló de los discos que llevaría conmigo a una isla desierta, está vez quisiera compartir tres temas con los cuales no es necesario viajar tan lejos. Se trata simplemente relajarse cómodamente en un sillón o en la cama. Eso sí, no en el auto, o quien sabe… posiblemente en un embotellamiento que casi no hay en las grandes ciudades, sobretodo en el DF.

Vamos con el primer tema y de los más populares de la banda británica Pink Floyd, de la autoría Gilmore/Waters: Comfortably Numb (cómodamente insensible) -me gusta la traducción que aquí usan-. Esta balada que forma parte del álbum conceptual The Wall, independientemente de lo místico y narcótico-alusivo de la lírica no deja de ser muy hermosa en su arreglo. Particularmente el arpegio que hace el sinte emulando cuerdas en la parte del coro. Ya si uno se clava de más en la temática el título lleva cabo su función de llevar a quien escucha a un estado casi hipnótico.

A continuación vamos con el maestro Lennon con uno de los temas que formaron parte de su último material discográfico. Me refiero a Watching the Wheels. Definitivamente es una canción con temática de relajación, una vez más alejándonos de la letra podemos disfrutar de la música que resulta más dulce que un Chai caliente con leche. Una balada muy a su estilo de la misma familia que Jealous Guy, Sexy Sadie o It´s only love.

Para concluir les dejo mi canción favorita de relajación de todos los tiempos. Es un tema de la agrupación islandesa Sigur Ros, el tema se llama Svefn-g-englar (Sonámbulos y ángeles) -traducción de wikipedia así que no podría jurarlo- Yo nunca había escuchado de esta banda hasta que accidentalmente me topé con la rola dentro del soundtrack de la película Vanilla Sky.  Me parece cautivador y muy relajante, no entiendo ni jota de la letra y no hace ninguna falta, es de esas rolas con las que solo basta cerrar los ojos y resulta sedante hasta un punto onírico.

A ver que les parecen las recomendaciones para acallar la mente, cosa que muchas veces hace falta por lo menos 10 minutos diarios.

 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *