Por - - 1 Comment

les invisibles 4

Por: Yossadara Guzmán / @yosshua

Los gays también envejecen, viven de sus recuerdos y además, todavía sienten amor y pasión. Con sinceros testimonios, una decena de ancianos nos platican acerca de su salida del clóset, la búsqueda de la pareja, los arrebatos de la pasión, sus complejos y miedos así como sus vivencias como personas “invisibles” que se volvieron visibles, en una época en dónde ser gay era considerado una enfermedad. Además de señalar con imágenes de archivo la liberación femenina y el orgullo gay junto con  el famoso mayo francés en 1968.

Los Invisibles (Les Invisibles, (2012)) de Sebastian Lifshitz es uno de los documentales que Ambulante 2013 proyectará dentro de su sección Reflector. Vale la pena recordar que Lifshitz cuenta con varios documentales enfocados en la temática LGBTQ, entre ellos The crossing (2001) y Wilde Side (2009), ganador de un premio Teddy, además del documental sobre la cineasta Claire Denis (1995) que valdría mucho la pena verlo.

 

les invisibles 1

 

Si bien el tema de la homosexualidad durante la vejez plantea una visión diferente sobre los gays, el exceso de espacios muertos con la proyección de nubes, árboles acariciados por el viento y demás ejemplos conocidos entre testimonios, hace que se torne redundante y la fluidez del documental se estanque para ya no avanzar.

A pesar de esto, es alentador cómo este film reconoce a la edad adulta como un periodo donde no se termina la vida, sino que es una etapa dónde la experiencia y la manera de vivir se transforma en un tipo de intensidad reflexiva. A las parejas gays  jóvenes les resultará conmovedor ver las relaciones que se dan entre parejas de más de 30 años juntos o  las lágrimas que una lesbiana desprende al recordar su emocionante pasado. Si eres alérgico a lo meloso o sentimentalista abstente ,pero si te encanta y puedes soportarlo, esta película puede interesarte.

 

les invisibles 5

 

 





1 Comment to Ambulante 2013: Los invisibles de Sebastién Lifshitz, plenitud sexual en la tercera edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *