Por - - 0 Comments

San Valentín, un santo cuya existencia se cuestiona que ganó su fama al casar a los soldados romanos en una época en que se les tenía prohibido el matrimonio.

Eso es en sí el origen de tan funesta fecha donde de pronto surge una euforia de regalar flores, chocolates y demás objetos, de preferencia en forma de corazón.

La actitud “amorosa” llega a todas las edades y niveles socioeconómicos, se siente la presión al hacer fila en los restaurantes, bares y antros.

Si hay una fecha que de verdad me puede molestar es el 14 de febrero. Día del amor y lo último que a veces siento en ese día es justo eso, quizás porque de adolescente me estresaba el no cumplir las expectativas de mis parejas en turno.

Hay que ser valentón para celebrar Valentín. Hablando de eso busquemos música para olvidarse de tales cosas y mejor relajarse. Y quizás hasta sirvan de pretexto a quienes sí festejan este día a ponerle soundtrack a su fajecito.

En primer lugar viene el bajista Jon Reshard haciendo una versión para bajo solo de la hermosa melodía de Billy Joel Always a Woman. La tonada en sí es muy atractiva, llena de una dulzura que sólo contrasta con la siniestra lírica que el compositor norteamericano decidió ponerle. Obviamente en este caso no existe letra pero sí una expresión y recursos técnicos muy especiales por parte de Reshard.

Como segunda opción les comparto material de este muchacho que vive en Londres, Zander Zon: gran virtuoso del bajo. Aquí muestra una versión para bajo de la que a mi particular punto de vista es la mejor rola de Adele, Someone like you.

Esta es la número tres: Portrait of Tracy, del fabuloso bajista Jaco Pastorius. Lo que vuelve relevante a esta pieza es que la melodía es interpretada casi totalmente por los armónicos naturales del bajo. Aquellos lectores músicos que toquen guitarra o bajo entenderán lo complicado que resulta sacar estos sonidos del instrumento.

Y cerrando recomendaciones, sin duda el plato fuerte, tenemos Selene con el bajista norteamericano Michael Manring. Este hombre es clave en la música contemporánea, ya que ha demostrado que el bajo eléctrico puede bien ser un instrumento solista como pocos lo han hecho. Manring mandó diseñar un modelo especial de bajo que permite cambiar afinaciones sobre la marcha ampliando la paleta de colores del instrumento. Tiene además una expresión en sus composiciones capaz de conmover hasta las lágrimas a su servidor.

Ojalá les gusten estas recomendaciones y quienes aún no lo hayan hecho, disfruten del bajo eléctrico en toda su magnitud.





Deja un comentario