Por - - 2 Comments

Es verdad, el hecho de no pertenecer a una disquera, otorga un mayor poder sobre tu carrera artística pero como dice el proverbio de un conocido superhéroe trepa-muros: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Tal vez un aspirante a laborar en el medio rockero independiente pudiera caer en la trampa de pensar que si no se posee la presión de una gran compañía, su banda va a tener más libertad artística y podrá elegir personalmente los foros en donde tocar, parte de ello es verdad, sin embargo vale la pena desmitificar estos conceptos de “libertad artística” y de elección e invitar a las futuras estrellas del rock independiente a hacer una seria reflexión al respecto.

En primer lugar retomo el concepto de la “libertad artística”. Es importante que todo artista –independientemente de su rama, porque el Rock no es la excepción- se haga la siguiente pregunta:

“¿Quiero ganar dinero a través de mi arte o quiero mostrar al mundo lo que llevo en mis entrañas y trascender?”

La segunda parte de la disyuntiva es probablemente la razón de ser de todo artista, sin embargo debemos considerar una verdad: El arte no es un producto de primera necesidad y mucho menos para un pueblo que en su mayoría no tiene cubiertas sus necesidades más básicas de alimentación y educación.

Ahora bien, vivimos en un sistema económico que nos permite vender y comprar infinidad de productos ¿por qué no ver el arte cómo un producto más? (Ya empiezo a escuchar las quejas y refutaciones de los puristas en el tema).

Grandes artistas a lo largo de la historia subsistieron gracias a la venta de sus obras, La Mona Lisa no fue más que el retrato de la esposa que un ricachón encargó a Da Vinci. Musicalmente podemos nombrar el Réquiem de Mozart, la ópera “Aida” de Verdi y por supuesto a mitad de siglo XX, la música comercial que llegó a convertirse en un emblema de la juventud rebelde: el Rock and Roll.

Ilustración: carlosrocha.wordpress.com

Los Beatles eran una banda sumamente comercial, no por ello eran malos artistas, eran músicos que conocían el negocio y escribieron canciones pensando en vender discos. Gracias a ello en la segunda mitad de su carrera pudieron darse el lujo de hacer cosas más experimentales. Dudo mucho que El cuarteto de Liverpool hubiera llegado lejos si el Álbum Blanco fuera su disco debut.

Antes de vender cualquier producto o servicio, es necesario tener una idea del mercado meta al que va dirigido. De allí es muy importante que el rockero independiente identifique a su público meta. ¿Qué edad tiene?, ¿a qué niveles socioeconómicos pertenece?, ¿vive en zonas urbanas o rurales? etc.

Y una vez identificado es necesario interactuar con el público y escribir para ellos, casi siempre el público meta de un artista, es aquel del cuál el artista proviene porque facilita su trabajo le da una mayor veracidad. Es muy difícil que un rockero urbano que comenzó cantando en rutas de microbús le venda su música a un chavo del Tecnológico de Monterrey que vive en Lomas de Angelópolis en Puebla.

Cuando el rockero independiente tiene ya identificado su nicho de mercado y un producto enfocado al mismo, es necesario comenzar la difusión. El tener identificado al tipo de público, es un elemento que servirá al artista, es decir al producto para definir sus foros: el tipo de lugares donde tocar, con esto me refiero a qué bares de qué colonia y hasta de qué ciudad pero más importante a aún: ¿Qué medios de comunicación se utilizarán?

Para ello vale la pena revisar los medios convencionales utilizados por los grupos de cada género, por ejemplo, las bandas de rock urbano que por lo general utilizan carteles que comúnmente se pegan en los postes de luz o a veces recurren a la pinta de bardas. Algunos otros grupos buscan ser mencionados en periódicos y revistas especializadas en el tema o espacios pequeños en publicaciones grandes como Rolling Stone. Se cuenta también con la radio cultural o la radio comercial con programas que aborden el tema del rock independiente y por supuesto tenemos los medios alternativos como la Internet.

Internet es sin duda hoy en día el medio más común para difundir nueva música, hay varias páginas que ofrecen la posibilidad de reproducir y descargar música de todo tipo, a veces gratis a veces con una remuneración al artista, el truco es saber encontrar nuestro nicho de mercado y mantenerlo informado de lanzamientos de nuevos temas y presentaciones del grupo por medio de correos electrónicos y de redes sociales. Es una labor constante porque hay mantener las redes y páginas actualizadas semanalmente para no perder la atención de los seguidores.

Todo lo que aquí se menciona es necesario y no es complicado, para lograrlo se requiere una cosa: trabajo. Muchos de los medios de publicidad arriba mencionados no exigen dinero a cambio pero siempre hay gastos que considerar: transporte y comida, impresión de volantes y tarjetas de presentación, quemado de discos. Todo esto va por cuenta de la banda, por lo general el rockero independiente tiene un empleo regular que le permite solventar sus necesidades, es recomendable que en ese empleo desempeñe también alguna actividad musical como impartir clases de música o tocar en un bar, para mantenerse en forma musicalmente y que su arte/producto sea un proceso de mejora continua.

Olviden aquellos aspirantes a rockeros independientes que todo será glamour, chicas y alcohol, el rockero independiente debe amar su profesión para dedicarse a esta en cuerpo y alma. No por eso hay que desanimarse porque estarán en camino a lograr el sueño de muchos artistas: Vivir de la música. El rockero independiente sí tiene poder sobre su futuro.





2 Comments to El Rockstar Independiente: Trabajador asiduo

  1. Pedro Escobar

    Me parece que el sueño de vivir del arte es el sueño de todas las personas creativas en general.. Algunos, los que tienen la suerte de ejercerlo en el ámbito comercial la tienen más fácil, pero sin lugar a dudas, la autenticidad es algo que reconoce el público, haya o no una retribución económica.

    Excelente columna, un abrazo!

  2. Es verdad Pedro, el arte es una expresión intrínseca al ser humano y hay quienes lo hacemos -como ud. y yo- aunque no solo no nos paguen sino que incluso paguemos por hacerlo.

    Mi articulo va mas bien pensado para las bandas de chavos que hacen sus pininos en el rollo del rock y que lo piensen de forma ordenada y con un visión clara. Cosa que en su momento yo no hice je je pero que de los errores de unos aprendan otros.

    Gracias Pete por el comentario, siempre un gusto trabajar contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *