Por - - 0 Comments

FIC

Por Yossa Guzmán (enviada) / @yosshua

El Festival Internacional de Cine de Morelia concluyó el pasado fin de semana con un balance más que positivo respecto a la calidad y oferta de las cintas que se proyectaron en esta edición. A continuación, un resumen de la jornada final de proyecciones durante el festival.

Último día en El FICM con dos fabulosas películas que hablan del tema gay pero también del amor en general y una leve decepción con la película mexicana “Club Sandwich”.

Comenzamos con “Behind the Candelabra” de Steven Soderbergh basado en la vida de Alex Thorleifson como “Liberace” un gran pianista gay y su intensa relación con Scott Thorson.

El show de Liberace atrapa con sus escenarios y por su talento, Rock  Hudson fue de los primeros famosos en morir de sida, Liberace quiso mantenerlo en secreto no sin antes despedirse de su verdadero amor, Scott Thorson.

La gran química que existe entre Michael Douglas y Matt Damon es asombrosa, ambos representan muy bien sus personajes, además los pocos minutos en donde sale Rob Lowe son hilarantes con sus cirugías tipo Nip/Tuck. Un biopic lleno de lentejuelas, glamour, excentricidades  y grandes actuaciones.

“La vida de Adéle capítulo 1 & 2″ de Abdellatif Kechiche es toda una experiencia sensorial tanto visual como emocionalmente, la relación que surge entre Adèle una joven de 18 años y Emma es una bomba de tiempo capaz de afectar todos los sentidos de Adèle. Estar enamorado es cosa de tiempo completo, un  tiempo que fluye sin detenerse, con ésta película sucede lo mismo, tres horas que parecen minutos; cuando te das cuenta Adèle con su vestido azul ya se ha marchado.

Léa Seydoux como la mayoría de las actrices francesas ocupan toda la pantalla con su naturalidad, su belleza y su inocencia, no hay momento en el nos alejemos de su rostro, la vemos comer, besar, llorar, pensar, observamos todos sus movimientos sin perder el mas mínimo detalle en tomas cerradas y vouyeristas.

Basada en la novela gráfica de Julie Maroh, que hay que leer ya, ésta película ganadora de la Palma de Oro en Cannes conjuga la acción con la emoción dando como resultado un historia sencilla en su narración, sin trampas, trucos o mensajes morales, muestra una relación como todas con sus descubrimientos, torpezas, errores, sufrimientos, alegrías y orgasmos, muchos orgasmos. Fascinante.

Para terminar con “Club Sandwich” de Fernando Embicke, quien mostró su talento con la ópera prima Temporada de Patos, una irregular Lake Tahoe y una monótona tercera película Club Sandwich  levemente parecida a “Somewhere” de Sofìa Coppola,  que también narra la estrecha relación entre padre e hija, pero en este caso madre e hijo, Paloma y Héctor un adolescente de 15 años; si bien en Somewhere la relación se torna monótona por el trabajo del famoso padre, en Club Sandwich la monotonía se cimbra por la gran cantidad de repeticiones exasperantes que no logran cuajar del todo.

Tiene por supuesto como punto álgido y lo más rescatable de la película el juego de cartas que sucede en la habitación del hotel entre la madre, el hijo y la nueva chica que enamora a Héctor, muy divertida y puntillosa. El final aunque emotivo carece de fuerza para cerrar de manera memorable la idea que pretende mostrar, sin embargo la sensibilidad que tiene el director al retratar personajes adolescentes se mantiene vivo y fresco.

Y así termina esta fabulosa onceava edición del Festival de Cine de Morelia con gran calidad en la selección de largometrajes de ficción mexicanos, resultando ganador “Workers” de José Luis Valle, muy merecido  a pesar de la reñida competencia con tres o cuatro largometrajes que resultaron opacados.

Además los estrenos internacional estuvieron en un alto nivel presentado filmes desde los hermanos Coen hasta Wong Kar Wai pasando por los populares Allen, Gondry, Rodríguez y Cuarón no sin antes mencionar películas alemanas y francesas como “Bastards” de Claire Denis o la alemana “Oh Boy!” sí como películas de bajo perfil pero sobresalientes como “Go for Sisters” o “All is Lost”.

Sin mencionar la gran cantidad de invitados especiales, la muy completa retrospectiva de Arturo de Córdova y el programa de Cine Checoslovaco, una amplia programación que requiere salas más grandes. A esperar la doceava edición con ansias.

Si quieren recordar los Google Hangout se pueden consultar en la página del FICM y lo mejor del FICM en DF será del 1 al 7 de noviembre en Cinépolis Diana, Cinépolis Universidad, Cinépolis Perisur y Cinépolis Plaza Carso. Continuará del 2 al 3 de noviembre en la Cineteca Nacional, y del 8 al 10 de noviembre en el Centro Cultural Universitario, en la Sala Julio Bracho.





Deja un comentario