Por - - 0 Comments

ficm-2013

Por Yossa Guzmán (enviada) / @yosshua

Un atractivo adicional a las grandes producciones que engalanan el Festival Internacional de Cine de Morelia son los excelentes cortometrajes que se proyectan antes de las funciones estelares. En esta ocasión daremos Resonancia a dos de estas producciones y a algunas de las cintas destacadas proyectadas durante la jornada del viernes 25 de Octubre.

“L´ Assenza” de Jonathan Romney presentada antes de la película “The Selfish Giant”

La primera es una comedia misteriosa muy inglesa sobre un hombre obsesionado con un personaje que aparece en una película italiana tipo” Fellini idéntico a él”, al principio se percibe por el personaje principal Stephen Mangan una comedia tipo Green Wing pero después se torna tenebroso y extraño.

Es un cortometraje de grandes momentos con un final revelador, las imágenes en blanco y negro de la película ficticia italiana es un excelente recurso para narrar esta intrigante historia donde se cumple cabalmente la teoría del corto: 30% título, 50% cortometraje completo y 20% lo que piensas después de ver la producción final.

“Ladrón de voces” de Adan Jodorowsky antes de “Fando y Lis” de Alejandro Jodorowsky.

El cortometraje de Adan Jodorowsky vale la pena por la participación de Asia Argento, actriz italiana de culto. Argento personifica a una cantante de ópera que se queda sin voz. El cortometraje de Adan es una saturación de colores, escenarios, personajes en una masa excesiva de acontecimientos raros, basada en un cuento de su padre. Esta primera película de Adán es un videoclip de alguna banda extravagante que toca rock obscuro y se presenta en los bares más underground del país.

Eso si, narrativamente es lineal y tiene su principio, desarrollo y final bien estructurado sin complicaciones con imágenes muy bien armadas provenientes del cinefotógrafo Alexis Zabé, recurrente en las películas de Carlos Reygadas y un diseño de arte complejo y atrayente. Un pastiche posmoderno.

“Nos heros sont morts ce soir” de David Perrault es una mezcla de géneros, el de la lucha libre con la de gángsters pasando por el cine negro. Aunque formalmente es impecable y el contraste de personalidades entre dos luchadores “Espectro” y el Carnicero de Belleville”. El film de Perrault da mayor complejidad a los personajes, aderezado a las pesadillas del nefasto Víctor, hombre temeroso, inmaduro, obsesionado con ser el luchador “bueno”. La película es sólo un collage de clásicos films, con el galán de los cincuenta tipo Humphrey Bogart, el actor Jean-Pierre Martins, noches en el bar y peleas en el ring.

La lucha libre y las discusiones acaloradas acompañan a los personajes en una Francia retro, con música de Sergei Gainsbourg y vinilos de The Animals gracias a la presencia de una extraña belleza: Anna (Alicia Barnole), un triángulo amoroso complaciente, una muerte injusta y máscaras negras por todos lados. La cinata formó parte de la Semana de la Critica de Cannes con amplio reconocimiento.

“Like Father, Like son” de Koreeda Hirokazu es un film emotivo y acertado como toda la obra en el cine de Koreeda. La trama hace un recorrido por dos familias japonesas unidas por la envidia de una enfermera: Sus hijos fueron cambiados en el hospital donde nacieron.

A partir de esa premisa se suceden reflexiones sobre la paternidad, las clases sociales, los lazos familiares y sobre todo surgen preguntas inesperadas: quién es más tu hijo ¿él que educaste por seis años? ¿o él que tiene tu misma sangre? Preguntas que se van respondiendo conforme vemos las relaciones entre las distintas familias, las personalidades de los padres y las reacciones de los niños intercambiados, los cuales por extraño que parezca se mantienen al margen del protagonismo de los progenitores. Una agradable película muy emparentada con el cine del chino Yimou Zhang, pero sin el contexto socialista, en este caso el contexto es el capitalismo japonés. No es de extrañar que ganara el premio del jurado en el Festival de Cannes.

Dentro de la Selección oficial de Largometraje mexicano, se presentó “Workers” de José Luis Valle un fascinante largometraje sobre historias paralelas de dos personajes que han pasado toda su vida en el mismo trabajo en Tijuana: Una sirvienta de una mujer rica, pero enferma y un intendente de la compañía de focos Philips. Ambos asimilan su vejez y el estrepitoso paso del tiempo sobre sus vidas.

Con encuadres reconocibles en el cine de Ulrich Seidl y un guión meticuloso ésta película es una verdadera mezcla entre el cine de “arte” y el de entretenimiento pues desarrolla una estructurada amalgama entre las virtudes de una y de la otra con conexiones entre las historias y las imágenes.

Los personajes se enfrentan a eventos irónicos con un tufo de comedia negra, dolorosos y divertidos a la vez, ésta ópera prima es una asimilación repentina a la irremediable tragedia de un tiempo voraz y mezquino.
Un paseo también sobre la ciudad de Tijuana, sus habitantes, calles y relaciones sociales. “Workers” ya recorrió decenas de Festivales y ha ganado diversos premios, entre ellos el premio Cinecolor en el Festival de Guadalajara y en el Festival de cine de América latina, en Biarritz, Francia.





Deja un comentario