Por - - 0 Comments

182641_563636926994964_822686448_n

Por: Yossadara Guzmán / @yosshua

La jornada inaugural del festival FICUNAM 2013 arrancó con las películas de la sección senderos. “GHL” de Lotte Schreiber plantea una interesante conexión entre la arquitectura de un lugar, en este caso una playa de Viena y un solitario hombre vestido de traje muy del tipo “godinez” muy ocupado hablando por teléfono sin soltar su portafolio, que camina por una ciudad vacía, la soledad que representa es la misma que los empleados del sistema capitalista exhausto e incomunicado.  “Big in Vietnam” de Mati Diop un correcto cortometraje con una muy parecida actriz a la anciana de “Poesía” de Lee Chang-dong presentada en el primer Ficunam con una sensación de desasosiego al final y, “Expediente escolar” de Nöelle Pujol y Andreas Bolm, una fantástica reflexión sobre la escuela y la mente adolescente, contrapunteando los rostros rebeldes, barrosos y juveniles de los protagonistas con los temas escolares así como las fotografías de salones, pasillos y piscinas abandonadas como esencia de una escuela derrotada por el futuro.

En el camino a la conferencia del director kazajo  Omirbayev me encuentro con dos directores mexicanos platicando entre ellos Nicolás Pereda quien presentará su película “Matar extraños” en co-dirección con Jacob Schulsinger  y Eugenio Polgovsky con con “Mitote”.



Al finalizar me voy a la conferencia de Darezhan Omirbayev, aquí una foto de él en la librería del MUAC antes de entrar a la conferencia.

En la plática que sostuvieron Darezh Omirbayev y Roger Koza quien comenta que la obra del director kazajo es una puesta en el abismo y es un cine del detalle, habló desde su infancia hasta su manera de trabajar y sus intereses, resumo:

  • Tiene un espíritu científico donde la ciencia y las matemáticas son claves para comprender y crear un arte serio.

  • No le interesa la trama, la dramaturgia en sus obras o en otras, está más interesado en la composición visual, en el leguaje cinematográfico.

  • En algunas de sus película se muestran mundo oníricos, pues le parece importante retratar el mundo interior de los personajes a través del sueño y menciona dos directores: Bergman y  Tarkovsky. Los sueños dice, tienen mucha relación con el lenguaje cinematográfico. El sueño tiene una lógica y hay que intentar atraparla.

  • Él apela por un “espectador intuitivo”

  • En cuanto a las adaptaciones literarias en su cine, a Obirmayev le interesa traducir la historia a la modernidad, a la actualidad. Además de ser más económico y olvidar la parafernalia trata de transferir la trama a una imagen apropiada y ahí comenzar el proceso creativo.

  • Para adaptar se centra en detalles que le inspiran de las novelas como por ejemplo, el encuentro de amor en Ana Karenina, pues las manos y los ojos son detalles trascendentes.

  • “Es más fácil grabar violencia y amor en el cine porque son muy cinematográficos, pero los temas filosóficos son más complicados” Puntualiza.

  • En su infancia vivió en un pueblo de Kazajistán, donde el trabajo físico en el campo es elemental, lamenta que los chicos citadinos no tengan ese contacto con el trabajo manual pues están todo el tiempo conectados a las computadoras.

  • Cuando tenía que ir a ciudades donde hablaban ruso, él no entendía pues sólo hablaba el kazajo, eso lo llevó a no entender nada pero estar atento a todo. Algo que se percibe en su cine.

Me salgo en las preguntas y respuestas para ver dos películas de la sección trazos: “La madre” Jean Marie- Straub una cansada y un tanto repetitiva representación de los Diálogos con Leucó de Cesare Pavese sin mucha inspiración visual aunque mucha actoral  y, “Viola” de Matías Piñeiro una alegre y poco convencional manera de llevar un texto de Shakeaspere con una de las escenas más sexys que he visto entre chicas.

Después da inicio la última función del día con otras tres películas de la sección Senderos: la explosiva aunque fallida “No estamos soñando” de Luiz Pretti, “Aequador” de Laura huertas Millán como un tipo de Apocalipsis acuático y la parecida a Historias del Kronen versión desganada: “El ruido de las estrellas me aturde” de Eduardo Williams lástima de título para una cortometraje un tanto primitivo.

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.