Por - - 1 Comment

Hay libros que se disfrutan de principio a fin y permanecen en la memoria por tiempo indefinido. Otros, en cambio, difícilmente pueden disfrutarse en una lectura lineal y reservan sus encantos para el lector que regresa a ellos constantemente en busca de conocimientos nuevos por descubrir al paso de sus páginas.

Al segundo grupo de obras pertenece Como Escuchar La Musica del gran compositor norteamericano Aaron Copland. Se trata de una obra didáctica y lúdica al mismo tiempo en la que el autor nos explica paso a paso el proceso de audición intuitivo y nos hace una invitación a introducirnos a lo que muchos todavía denominan como: “Buena música”.

La música clásica, como pocas otras, genera en quien la escucha y sabe apreciarla un capital cultural, un concepto sociológico que designa que alguien puede tener movilidad social sin tener necesariamente la riqueza. Al escuchar música clásica, y asociándose con otras personas que escuchan música clásica, es probable que una persona comience a compartir rasgos con otras personas que escuchan música clásica, como curiosidad.

Aunque la primera edición del libro data de 1939, los conceptos de Copland sobre el estudio y análisis de la música para entenderla en su verdadera magnitud son mucho más vigentes de lo que se pudiera imaginar. Hoy en día, las herramientas tecnológicas la alcance de cualquier lector hacen posible escuchar en tiempo real los ejemplos citados por el autor para ejemplificar conceptos como la textura, la estructura y la forma fundamental de la música.

American composer Aaron Copland (1900 - 1990). (Photo by Erich Auerbach/Getty Images)

American composer Aaron Copland (1900 – 1990). (Photo by Erich Auerbach/Getty Images)

Sorprende que un músico con las credenciales de Copland tenga la sensibilidad de acercarse al escucha no educado para explicar paso por paso las formas musicales, la diferencia entre una fuga y un concerto grosso, entre una cantata y una sinfonía y entre un poema narrativo y una idea musical absoluta. También debe agradecerse la generosa cantidad de ejemplos que el autor cita para entender los conceptos sobre los que habla, que muchas veces cuentan con más de una lectura musical como el “Ich ruf zu dir, Herr Jesu Christ” de Bach, que según el autor es necesario escuchar un mínimo de 4 voces para saborear y distinguir su estructura polifónica.

La lectura de Como Escuchar La Musica representa para el lector un acercamiento natural y progresivo con la obra de autores fundacionales como Palestrina u Orlando de Lasso, emblemáticos como Bach, Stravinsky o Wagner y revolucionarios como: Maurice Ravel, Serguéi Prokófiev y el mexicano Carlos Chávez.

A fin de cuentas, Aaron Copland trata de transmitir su enorme amor a la música en un texto que representa una entrada amable al vasto universo de la música clásica desde los 3 planos que el autor estableció para disfrutar la música: el plano sensual, el plano expresivo y el plano meramente musical.

Como el autor apunta: “Toda la música tiene un poder de expresión, pero ese significado que hay detrás de las notas constituye, después de todo, lo que dice la pieza. ¿Quiere decir algo la música? Si. ¿Se puede expresar con palabras lo que dice la música? No. En eso está la dificultad”.

A través de este libro y la muy conveniente ayuda de algún servicio de música online como los que abundan en internet, cualquier persona sin educación previa en la escucha de música clásica podrá despertar su interés por el enorme y fascinante mundo de la música clásica desde una perspectiva totalmente temporal.

Para finalizar, podríamos remitirnos a los conceptos del propio Copland sobre lo que hay que hacer para asimilar el poder de la música: “La lectura de un libro puede a veces ayudarnos, pero nada podrá reemplazar la condición principal: escuchar la música misma”.

image_1165_1_97819

Aaron Copland,
Fondo de Cultura Económica,
México 2008





1 Comment to Libros: Cómo escuchar la música, según Aaron Copland

Deja un comentario