Por - - 0 Comments

Uno de los grandes poetas mexicanos del siglo XX, la voz entrañable de la época dorada de la Ciudad de México, uno de los narradores más queridos de los jóvenes lectores. Todo eso y mucho más fue José Emilio Pacheco, el gran poeta Méxicano que extinguió su voz el domingo 26 de enero de 2014 a los 74 años de edad luego de sufrir un paro cardiorespiratorio.

Su obra poética y narrativa recupera la esencia de la vida en México en la década de los 50, 60 y 70´s. Entre sus obras destacan: “El principio del placer”, “Las batallas en el desierto”, “Alta traición” y “Los elementos de la noche”, textos que atestiguan la mutación del país, el paso del tiempo y su progresiva degradación social, especialmente en la Ciudad de México ydonde el poeta vivió gran parte de su vida.

La obra del maestro Pacheco tuvo gran Resonancia en la escena literaria internacional. Sus más grandes reconocimientos fueron el Premio Cervantes en 2009, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en el mismo año, el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1992, José Donoso en 2001, Xavier Villaurrutia en 1973 y el Premio Alfonso Reyes por El Colegio de México en 2011.

José Emilio asumió su condición de Poeta trágico al registrar en su obra los ciclos de la vida y el devastador paso del tiempo. Gran parte de su obra esta dedicado a esta reflexión desde diversos puntos de vista.

0125_Pacheco_ml

“Mi único tema es lo que ya no está. Y mi obsesión se llama lo perdido. Mi punzante estribillo es nunca más. Y sin embargo, amo este cambio perpetuo, este variar segundo tras segundo, porque sin él, lo que llamamos vida sería de piedra”. Antielegía incluido en “Irás y no volverás” José Emilio Pacheco 1969 – 1972

Pese a su notable obra, Pacheco se convirtió en uno de los autores más entrañables para los lectores mexicanos. Su humildad, modestia y buen trato para quienes se acercaban a él en cada una de sus presentaciones le ganó un lugar en el corazón del público lector, particularmente de los jóvenes, quienes encuentran en libros como “El principio del placer”y “Las batallas en el desierto” una narrativa accesible y encantadora.

La repercusión de su obra en la vida nacional es indiscutible. Su nombre se menciona en una gran cantidad de novelas como la serie de detectives de Héctor Belascoarán de Paco Ignacio Taibo II, en canciones como Las Batallas del grupo de rock mexicano Café Tacuba que hace clara referencia a su novela breve “Las batallas en el desierto”, de la cuál el cineasta Alberto Isaac rodó una adaptación en cine titulada Mariana, Mariana en 1972.

images

Sobre su obra, Pacheco declaró en 2011 que Las batallas en el desierto ya no le pertenecían, porque ese texto se lo habían apropiado los lectores. Su acercamiento con los jóvenes tal vez sea una de las características fundamentales en su obra. Una virtud que sin duda lo mantendrá vigente como una de las plumas fundamentales de la literatura mexicana.

El tiempo, la vida y la muerte siempre fueron temas recurrentes en su obra. Basta dar un vistazo a su obra poética para encontrar ideas que quizá anticipan la forma en la que al maestro le gustaría ser recordado por sus lectores.

“¿Cómo explicarle qué jamás he dado
una entrevista,
que mi ambición es ser leído y no “célebre,
que importa el texto y no el autor del texto,
que descreo del circo literario?
(…)

Si le gustaron los versos
Qué más da que sean míos / de otros/ de nadie.

En realidad los versos que leyó son de usted.
Usted su autor, que los inventa al leerlos”.

La defensa del anonimato.
(Carta a George B. Moore
para negarle la entrevista)
José Emilio Pacheco.

La paradoja en la obra de Pacheco es que su vida, su obra y sus acciones lograron ambas cosas. Lo han consagrado como un autor célebre alrededor del mundo y ampliamente leído, principalmente por los jóvenes. Su partida deja un hueco en las letras nacionales que deberá ser llenado por los nuevos narradores mexicanos.

“Somos lo que dejamos en los otros” escribió hace poco la escritora mexicana Ángeles Mastretta. si esa idea es cierta, Pacheco seguirá existiendo por muchas décadas, pues nos ha dejado mucho más de lo que se puede expresar en palabras. Descanse en Paz, José Emilio Pacheco 1939 – 2014

jose-emilio-pacheco

“A falta de cámara, un pincel o habilidad para el dibujo, me llevo como única constancia de haber estado estas pocas palabras” Souvenir, José Emilio Pacheco 1939 – 2014





Deja un comentario