Por - - 0 Comments

tumblr_m2jr3qrxvj1qipxexo1_500

Más allá de glorificar el corrosivo estilo literario de quien es catalogado por muchos como el mejor crítico de rock norteamericano, este trabajo biográfico de Jim Derogatis permite explorar los claroscuros de una vida disfuncional que encontró refugio en la literatura, la poesía y particularmente en el pujante rock and roll de los setentas.

El entorno familiar en el que creció Lester Bangs, caracterizado por la férrea disciplina religiosa de su madre, (promotora incansable de los Testigos de Jehova) y por el alcoholismo y la indeferencia de su padre, (incapaz de mantenerse en una profesión permanente), provocaron en el joven una falta de identidad que buscó reemplazar en el gusto que compartía con su sobrino: el jazz.

El entorno desolador de El Cajón, (localidad a las afueras de San Diego, en la que paso toda su niñez) incrementó la rebeldía de Lester, pero no fue sino hasta la fatídica muerte de su padre, -calcinado dentro de una cabaña. al quedarse dormido con un cigarro en la mano en una de sus constantes borracheras- que decidió romper con su familia y marcharse a la universidad de San Diego para estudiar la preparatoria y posteriormente varios cursos de literatura.

Libre del yugo materno, pero sin edad suficiente para comprar alcohol, Bangs se aventuró a explorar los efectos psicotrópicos del jarabe para la tos y los cigarros de marihuana que conseguía en sus fugaces escapadas a la ciudad de Tijuana.

Entregado a la literatura de William Burroghs, al Jazz y a su propia poesía, Bangs desarrolló una personalidad extrovertida y simpática que siempre contrastó con la férrea defensa de sus posiciones al debatir cualquier tema, condición que lo volvió un tipo ácido y volátil. Desde su juventud, Lester cargó con graves complejos de alienación que más tarde se agudizaron, al grado de impedirle mantener relaciones estables con sus novias en turno.

Sin un rumbo claro en su vida, Bangs decidió canalizar su honestidad brutal en la sección de cartas de las revistas The Village Voice y Rolling Stone. Los editores de esta última, cansados de los constantes arrebatos verbales de Lester invitaron al feróz lector a a escribir de manera más constructiva y fue entonces cuando Bangs comenzó a publicar sus violentas reseñas musicales.

Una reseña negativa del emblemático disco “Kick out of the jams” de MC5 fue la chispa que detonó una explosiva serie de críticas brutales contra íconos como David Bowie, Blondie, The Sex Pistols, Roxy Music y Bob Marley. Las constantes colaboraciones de Bangs y su marcado escepticismo a contracorriente del resto de la prensa le dieron un nombre y una buena legión de seguidores, por lo que Lester adoptó de manera permanente el periodismo musical y cambió su residencia a San Francisco.

Aunque los excesos en la mordaz crítica de Bangs siempre tuvieron fundamentos, el escrutinio al que sometía cada disco que caía en sus manos no le hizo mucha gracia a las disqueras, principales anunciantes de Rolling Stone, por lo que su despido a manos del editor Jann Wenner fue inminente.

Bangs era un desastre si tenía que trabajar para vivir. El escaso ingreso que recibía por sus colaboraciones lo desperdiciaba en alcohol, fiestas y otras vicios, por lo que su manutención se limitaba a la venta de los vinilos que las disqueras le enviaban con la ilusión de recibir una critica favorable en las revistas donde publicaba..

Los setentas eran una época en la que los medios especializados, -particularmente los impresos- tenían una gran influencia en las ventas de los discos, por lo que figuras como Wenner, Dave Marsh y hasta Patti Smith (en su etapa como colaboradora en Rolling Stone) gozaban de un status parecido al de los Rockstars.

Cuando el editor Dave Marsh le ofreció a Lester el cargo de editor adjunto en la revista Creem, Bangs logró sus momentos de mayor credibilidad e importancia como figura mediática. En las páginas de la revista, que muy pronto se convirtió en una publicación de culto, se dieron a conocer actos como The Stooges, Iggy Pop, ZZ Top, The Ramones y The New York Dolls entre muchos otros.

Bangs era tan efusivo para destruir ídolos como para promocionar a los artistas que le llenaban la oreja. Nunca dejó de elogiar a los jazzistas Charles Mingus y Miles Davis, ni de admirar la furia de Iggy Pop y el eclecticismo de Lou Reed. Fue Banks quien se encargó de fraguar la famosa frase: “He visto el futuro del rock. Su nombre es Bruce Springsteen”.

Pese a sus claras referencias musicales y la gran cantidad de fotos testimoniales, el libro habla primordialmente de la vida disfuncional de Lester Bangs y sus conflictos internos. De su recurrente melancolía disfrazada de efusividad, de la terrible soledad que experimentaba al término de las reuniones con estrellas de rock en las que siempre terminaba solo y sin un lugar al cual ir mientras todos regresaban a casa y de la auto destrucción de un hombre incapaz de construir relaciones duraderas con las mujeres de su vida.

A pesar de todo, hay en este libro un sentido poco convencional de vitalidad que se impone ante cualquier adversidad. Lester jamás dejó de explorar su naturaleza creativa, siguió exponiendo su posición sobre la música de su tiempo en una infinidad de revistas y fanzines, dejó una novela inconclusa, editó un par de biografias de artistas como Blondie e incursionó en el mundo musical al lado de Mike Leigh (hermano de Joey Ramone de The Ramones) formando el grupo Birdland y posteriormente la agrupación Lester Bangs and the Delinquents.

Lester Bangs murió un 30 de abril de 1982 a los 33 años. El reporte forense indicó que su muerte fue producto de una sobredósis accidental de los medicamentos controlados Darvion, Nyquil y Valium que Lester consumía cotidianamente.

Quizás el legado más importante de LesterBangs es su descripción del Rock & Roll:

“El Rock n’ Roll es una actitud, no es un estilo musical en el sentido estricto de la palabra. Es la forma en que haces las cosas, en la que abordas las cosas. Escribir puede ser Rock n’ Roll o una película puede ser Rock n’ Roll. Es una forma de vivir tu vida.”

Gracias al éxito del libro, ya esta en marcha un documental dirigido por Jim DeRogatis titulado “A Box Full of Secrets” que enriquece la investigación del autor con entrevistas y vídeos de Bangs en sus años de juventud. Buena oportunidad para leer el libro y compararlo después con el trabajo cinematográfico.

BangsC1

“Let It Blurt:The Life and Times of Lester Bangs,
America’s Greatest Rock Critic”
Jim DeRogatis
Broadway Books, 2000





Deja un comentario