Por - - 0 Comments

1-001

 

Un rebelde mediático, el primer escritor contracultural y auto estigmatizado, el primer y único miembro de la literatura de la Onda. Todo eso y mucho más fue Parménides García Saldaña, una de las primeras plumas de la crítica del Rock en México y miembro de una generación de jóvenes escritores que junto a José Agustín y Gustavo Sáinz ayudaron a definir una narrativo alejado de la pomposidad y refinamiento propias de finales de los sesentas. “Nuestro Syd Barret local” como lo define el escritor mexicano Carlos Velázquez.

parmenides-garcia-saldana-5

Aunque la obra de García Saldaña es prácticamente desconocida por la poca difusión de sus cuatro obras editadas, su estilo narrativo destaca por su búsqueda de nuevas fórmulas literarias basadas en el lenguaje de los jóvenes, la estructura lúdica de sus argumentos y tramas en donde los límites entre realidad y ficción se difuminan, tal y como si se tratara de una viaje inducido por las drogas.



 

727001

 

Pasto Verde, su única novela publicada, es un libro que sintetiza muy bien las ambiciones de García Saldaña: Una literatura transgresora de las reglas de composición, un experimento lúdico en el que no son necesarias las reglas linguisticas, un libro forjado a la luz del lenguaje de la calle, en el que español e inglés se funden “On the road”, en la onda. En resumen, un libro ilegible o legible según el contexto del lector, un libro al que sólo los chavos de onda tienen acceso.

La irreverencia de su lenguaje fue una clara provocación a su entorno social. Sobre sus saltos de líneas, su falta de acentos y puntuaciones y su repentino salto del español al inglés y viceversa, Parménides declaró: “El lenguaje de los barrios bajos es escudo y puñal; afrenta, reto, desafío a las buenas costumbres y defensa de costumbres prohibidas. Diferencia de un mundo que vive en la aventura, y de otro que niega toda posibilidad de vivirla”.

 

parmenides

 

La primera edición de Pasto Verde se editó en 1968 en la desaparecida editorial Diógenes, aunque por muchísimos años fue prácticamente inconseguible, afortunadamente hoy está disponible una edición publicada por la editorial Jus que incluye prólogos de Paco Inclán y Carlos Velásquez. La novela relata las vivencias de Epícuro, un joven bohemio clasemediero que en compañía de sus amigos se dedica a recorrer la Ciudad de México en busca de fiestas, reencuentros con ex parejas y discusiones filosóficas al amparo de la noche, las canciones que emergen del auto estéreo de su coche y una buena dósis de alcohol y toda clase de drogas.

La novela esta llena de abismos y procesos de búsqueda interna en los que el propio autor aportó una buena parte de sus vivencias personales. Según escribió García Saldaña: “Pasto Verde funcionó como catarsis. Tenía que decir ese momento de mi vida y lo dije. Además, anticipa una época: la rebelión juvenil. La escribí en 67 y se publicó en 68”.

El abuso del alcohol, el sexo y las drogas como paleativos a la soledad, al desamor, a una vida sin futuro y bajo la desaprobación de una sociedad llena de prejuicios y doble moral son temas recurrentes en “Pasto Verde” y prácticamente en toda su obra narrativa.

Varias leyendas urbanas se han escrito alrededor de su vida, como los fallidos intentos por asesinar a su madre, víctima de desequilibrios mentales. Pero quizá una de las más documentadas es su cercana amistad con varios músicos de su época, particularmente con Alex Lora, quien tomaba muy en serio los consejos del escritor, quien se desempeñaba como columnista y critico de rock. Fue tal la influencia de Parménides en Lora, que éste se basó en su vida para escribir la letra de “El Maldito Ritmo”, incluida en el disco “Otra tocada más” (1988) de El Tri.

Lamentablemente, García Saldaña no llegó a escribir una segunda novela. Su repentina muerte el 19 de septiembre de 1982 con apenas 38 años, víctima de una pulmonía mal cuidada y varios años de vida disfuncional dieron al traste con una prometedora carrera literaria. “Después de todo, murió como se sintió en los últimos años de su desordenada existencia” apunta el escritor español Paco Inclán.

Sobre su muerte, su amigo y colega Jose Agustín escribió: “Fue una lástima que se lo tragara la locura, porque habría sido fascinante ver cómo desarrollaba su propio mito”.

pastoverde

“Pasto verde”
Parménides García Saldaña,
Editorial Jus, 2011.

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.