Por - - 0 Comments

 

Una de las selecciones narrativas más exquisitas que se han realizado de un autor reciente es Música Para Camaleones, título en el que Truman Capote genera una introspección como individuo y como el impresionante narrador que fue.

Acosado por la propia homosexualidad que descubrió desde pequeño, el escritor y periodista estadounidense teje algunas de sus historias como “Deslumbramiento” y “Experiencias sexuales de dos gemelos siameses”, incluidas en este libro; la primera dentro del apartado Música Para Camaleones, selección de relatos breves y, la segunda, dentro Conversaciones y Retratos.

Una tercera novela corta, “Ataúdes tallados a mano”, confirma la tercia de secciones en que se divide el libro.
Si bien, la primera historia, que da nombre al libro también no es la más brillante en el repertorio que aquí se encierra, sí es una mirada sorpresiva a un espectro fantasioso que sorprenderá a los fanáticos de Capote que sólo lo conozcan por su perfil como periodista.

El creador de una de las obras más reconocidas y comentadas del siglo pasado, “A sangre fría”, se muestra abierto, brillante, excedido en todos los renglones que la narrativa exige.

Es el Capote que dibuja un retrato tan pulcro de una Marilyn enamorada, como de una mucama que desata sus frustraciones entre humo de marihuana. Es el Capote que escribe una nouvelle policíaca que no le pediría nada a la misma Agatha Christie. Es el Capote más auténtico, aunque el más fantasioso. Y el que se entrevista para poder expresar con certeza lo que todos sabían, pero no acostumbraba decir: “Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio”.


Música Para Camaleones
Anagrama
Barcelona, 2008





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.