Avatar Por - - 0 Comments

 

Por David Ovando / @davidovando23

Este año se publica uno de los discos más esperados por muchos. Dentro de todo ese gremio de seguidores sabemos que se encuentran personas quienes han sido marcadas hablando generacionalmente, por una X. Estoy seguro que toda esa banda que se tope con un glorioso álbum negro -o en tiempos más recientes blanco-, marcado con una enorme X al centro, se verán ante una ola de significancias que es producto de esa sustancia que arrojan sus sonidos.

Del negro al blanco en cuestión de portadas es la metáfora con la que se juega en el título de esta reseña, y no es por posicionar en un plano más oscuro en términos musicales (aunque parece serlo) al primer disco de The XX, a lo que me refiero es que la espera terminó, el camino de la música del primer LP de la banda con la que lo sobrellevamos, se ve por fin recorrido con la salida de “Coexist” segundo trabajo de estos chicos londinenses.



El álbum está repleto de texturas, voces nostálgicas y lleno de tonalidades ya características del grupo, en su momento se pensó que este material pudiese contener sonidos más allegados al dance, por ende lo esperábamos un tanto más bailable, según antiguas declaraciones del mismo Jamie Smith, quien además movió los hilos de la producción de esta entrega. Para este trabajo siguen sumergidos en la misma línea sonora, pues las guitarras tienen una presencia discreta poniendo en primer plano estrofas de amores no concebidos y recuerdos que no son fáciles de dejar de lado. “Angels” primer sencillo nos lo hace saber de esta forma.

 

 

¿Por qué escuchar lo más reciente de The XX? Puede haber mil respuestas y todas validas, el hecho es que este álbum nos hace retomar al disco físico, como ese objeto serio y lleno de sorpresas, ideal para escucharlo con audífonos que retoquen los bajos, así se podrán escuchar todos los arreglos y capas que sin duda los llevarán a lugares en donde “solo” será el estado preferido de cualquiera, sonidos que los harán viajar por lugares donde en alguna ocasión pasó el amor y ahora solo queda ese rastro que nos guía incluso por la oscuridad, literalmente habrá que apagar la luz, acostarse y disponerse a un viaje gris, un viaje que los hará retomar cierta tristeza que los dejará en la meditación y que no forzosamente será desagradable, al fin un viaje no convencional.

Tuvieron que pasar tres años para que Romy Madley Croft, Oliver Sim y Jamie Smith liberaran todo ese espíritu con el que los conocimos y se apoderaran de nuestros sentimientos a través de los oídos. Con once cortes este álbum se ve con un discurso más esperanzador, que mas aún, nos otorga una carga emocional tremenda, que segrega estados de ánimo bien particulares, un trabajo que está posicionado como uno de los de mejor nivel, pero que se vislumbra como un rey sin corona, la lógica es sencilla: The XX esta aquí de nuevo, ahora su segundo hijo extraordinario está listo para que lo sientan, lo vivan y analicen si en verdad el único antagonista de “Coexist”, es su hermano, el disco debut de los británicos.

 

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.