Por - - 1 Comment

 

 

Robo 3

Por: Ignacio Pato / @ipatolorente

Será este un artículo extraño en el sentido de que no hablaremos del contexto en el que nace una iniciativa cuyas referencias en prensa siempre hablan del contexto en el que ha nacido. La Fundación Robo es una y trina: es ese manido contexto, es canciones y, sobre todo, es lo que generarán esas canciones, para muchos punto de partida. Para otros cambio de registro, de inercia. Pero como de lo primero ya han hablado casi todos antes, vayamos a lo segundo. Las canciones.

Imaginen al punk clamando contra la uniformización de la sociedad. Al reggae contra la locura urbanita o al rap reivindicando el empoderamiento racial. Se les presupone. Está bien, hay punk domesticado, hay reggae domesticado y hay rap domesticado. Pero se les presupone llevar dichos labels de rebeldía en forma de etiqueta estilística. Lo valioso de la iniciativa de Fundación Robo en el plano musical es que la inmensa mayoría de sus canciones no están hechas en estilos, como los mencionados, de tradición reivindicativa. Se también que me dirán “bueno, Joe Hill o Woody Guthrie no eran precisamente unos rockeros”. Y les doy toda la razón. De hecho, que piensen eso nos ahorra la mitad del camino. Es en ese espíritu donde hay que encuadrar mejor el trabajo musical del colectivo Robo. Porque ¿en qué momento el folk, el pop, tal y como generalmente (y un tanto planamente) lo consideramos, se acomodaron y decidieron que “mezclar era de mal gusto”?. Quizá en cuanto la música se “futbolizó”. Muchos jugadores y pocos clubes (o “no voy a herir a mi posible comprador el día de mañana”, “yo vengo aquí a hacer mi trabajo”). Cuando existen intereses comerciales involucrarte políticamente puede hacerte perder clientes. Consumidores. Posibles sellos interesados. El favor del público mayoritario. Sin embargo, ¿qué sucede cuando el público mayoritario ya no puede comprar ese producto?. Existe una vía en la que, de tan interiorizado el estado celestial, el carácter ecuménico de la música, el músico no entiende por qué ahora no puede seguir cantando sobre cómo miraba a su compañera, o compañero de clase, a los 14 años y medio.

 

Robo 4

 

Pero por suerte, existe un colectivo en el que la persona parece seguir estando por encima del artista, si es que esa palabra ha de usarse sin recelo alguno. Y en el que el estilo no acaba de ponérselo fácil a los reduccionistas. Un repaso a los nombres que participan de Fundación Robo nos dan la pista de que algo está cambiando con respecto a algunos de los tics de esos estilos individualistas antes mencionados. Roberto Herreros, Joseba Irazoki, Nacho Vegas, Abraham Boba, Albert Pla, Pascal Comelade, Wild Honey, Tarántula, componentes de Pauline en la Playa, Tulsa, Mursego o Charades, Silvia Pérez Cruz, Cohete, Xavier Baró, Le Parody o Fernando Alfaro no se caracterizan por hacer consignas, ni por tocar en festivales patrocinados por marcas para veinteañeros. Suyo es el mérito de que el folk, el pop, no hayan muerto de endogámico ensimismamiento, recuperando el planteamiento de que lo que importa no es lo que se dice, sino lo que la música hace hacer, durante y después. Como ven, sigue siendo importante el tempo. Pero no ya el individual, el del propio músico. El colectivo.

 

Robo 2

 

Ya son 27 temas grabados y un disco doble y documental sobre la gestación del proyecto están en camino, cofinanciado comunitariamente en Goteo. Fundación Robo está íntimamente relacionado con el reverso descentralizado y autónomo del concepto de “Cultura de la Transición (o CT)”, acuñado por el periodista Guillem Martínez, en el que se relaciona la transición política española en la década de los ’70 con la cultura de la autocensura y una cierta endogamia que trasciende a las generaciones (e incluso estilos) de músicos, tanto mainstream como mal llamados “independientes”, unidos todos en irresistible condición de aproblematización de la música, impuesta verticalmente desde el poder. Es decir, la muerte de una de las patas de la cultura.

 

 

Más información de Fundación Robo en:

http://esunrobo.bandcamp.com/

http://www.fundacionrobo.org/

https://twitter.com/FundacionRobo

http://www.facebook.com/FundacionRobo

http://goteo.org/project/disco-fundacion-robo

 

 

 





1 Comment to Sonidero: Fundación Robo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *