Por - - 0 Comments
Hace dos meses estaba en la cabina de nanofm, esperando al resto del equipo de Resonancia Magazine para empezar el programa, cuando el amigo de un amigo de otro amigo me habló de ChatRoulette, el sitio que estaba a punto de enviarlo a la clínica de adictos a Internet en Turín. Curiosa, aburrida y ansiosa por llenar los minutos muertos porque nadie llegaba, decidí darle la oportunidad al random de cámaras web y me subí al carrusel de imágenes… mi experiencia no duró mucho porque descubrí que a las 7:45 de la noche de los jueves hay muchos exhibicionistas en la red, demasiados penes para un simple juego de cámaras alrededor del mundo.ChatRoulette se trata del contacto aleatorio de internautas con una webcam doméstica enchufada, por eso lo de “ruleta”. En la pantalla aparecen tres ventanas, una con la imagen de la webcam de quien acaba de conectarse, en la otra, de forma casual, la de otro internauta conectado y una ventana de texto. Las opciones son como de cita rápida, puedes quedarte y platicar o despedirte sin decir nada y esperar al nuevo contacto presente en la plataforma.

Si no han caído en la tentación…


Esa fue la explicación simple que me dieron y que me hizo acercarme y abandonar tan rápido la ruleta, simplemente perdí interés hasta que Faith No More se unió al uso de la webcam y transmitió un concierto desde Melbourne, Australia, utilizando el nuevo artilugio que ha convertido a muchos en adictos de lo aleatorio (como si iTunes y el iPod no lo hubieran hecho ya).


Básicamente tenían una cámara en el escenario, en una gran pantalla podías ver en parte imágenes del escenario y en la otra mitad la ventana de ChatRoulette, donde fue más que evidente que Internet es conformado por todo tipo de personas y el público de ChatRoulette no es tan diferente, porque de la misma forma encuentras tipos sumamente aburridos en el cubículo de la oficina, los geeks ocasionales, el viejo rabo verde exhibicionista (si, también se vieron genitales en ese concierto) y tipos poniéndose golpizas.

El servicio creado por el moscovita Andrey Ternovskiy, de 17 años, que surgió después de dos días de programación, varias platicas en Skype y la influencia de la película The Deer Hunter (1978), ya es objeto de polémica, sobre todo por la exposición de menores a pederastas y exhibicionistas y por el surgimiento de servicios que te indican en Google Maps la ubicación de usuarios de ChatRoulette, sin embargo muchas personas han descubierto formas divertidas de conocer a otros o se han agenciado una nueva herramienta para ponerse creativos. El mejor ejemplo son las personas que se disfrazan para aparecer ante la cámara, dejan notas o crean personajes ficticios, pero el mejor ha sido hasta el momento el pianista amateur que atacó ChatRoulette la semana pasada, que improvisaba canciones basadas en lo que veía del otro lado de la ventana.

Los rumores sobre el músico se esparcieron y se especuló que se trataba del cantante Ben Folds disfrazado. El rumor llegó a su fin el pasado fin de semana, cuando el propio Folds hizo un homenaje al llamado “piano improv guy” en un concierto en North Carolina. Folds montó su laptop en el piano y junto con una audiencia de 2000 personas se dedicó a componer canciones al vuelo para sus compañeros aleatorios en pantalla. Ninguno de los personajes regulares en ChatRoulette (pervertidos de vez en cuando) aparecieron, aunque al final recibió amenazas de un tipo que estaba en el baño. Aparentemente no todos los genitales buscan sus 15 minutos de fama…



mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.