Por - - 0 Comments

Por María Guadalupe Soria / @ltisonante

El rock en español ha existido prácticamente desde los inicios del género.  A través del tiempo, ha sufrido varias transformaciones  que han originado su sonido y calidad actual. Varios y múltiples factores incidieron en su aparición tanto en el contexto nacional como en el latinoamericano. Con aciertos y vicisitudes,  el rock hispano se ha mantenido aferrado a su esencia, originando la consolidación de bandas y rompiendo estigmas que en alguna ocasión dudaron de su autenticidad.

Los antecedentes del rock en español se dividen en tres etapas claves. Lara primera de ellas se inicia por medio de la traducción de las canciones de Elvis Presley y los músicos de rock de los Estados Unidos e Inglaterra. La segunda etapa se inició con la difusión de bandas que buscaban un sonido  propio.

Durante este período, el rock latinoamericano ya empieza a delinear su identidad en cada país y se convierte en un producto con una estética y tradición cultural. Destacando países altamente rockeros como Argentina (principal potencia del rock castellano), Chile, Venezuela, Colombia y desde luego México.

La tercera etapa es la de consolidación, como un género que se caracteriza por la diversidad de estilos musicales, producto de las fusiones, y siempre repleto de un mensaje poderoso inmerso en su composición lírica.

La propagación de bandas durante los años ochenta fue espectacular, y eso fue un claro indicio de que el rock en español ya había logrado consolidarse como un género propio y  la industria discográfica tuvo mucho que ver con este crecimiento.

Tan es así que el mismo Henry Cárdenas, (productor de bandas latinas) afirmaba a New York Times en 1996 que el futuro era el «rock en español». Además, agregaba que este movimiento se iba a tomar otros cinco años más en convertirse en algo grande. Hoy, por hoy lo podemos constatar.

El rock latino se enriqueció con toda una gama de nuevas posibilidades e influencias. Ha evolucionando desafianzo obstáculos y ha demostrado en todos estos años que en verdad es propositivo, auténtico, de calidad sonora y altamente competitivo.

La entrega el sacrificio y la herencia que han dejada las bandas más emblemáticas de Latinoamérica han dejado una gran responsabilidad a las bandas de hoy, potencialmente resonantes  compartiendo la  misma visión  talento y muchas oportunidades para conquistar lo que falta.

Los primeros pasos ya se dieron sólo falta mayor penetración a nivel internacional como estrategias de posicionamiento,  difusión y  mucho apoyo a lo que está hecho en Latinoamérica que sin lugar a dudas sólo es el comienzo de una nueva conquista. 

 





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.