Por - - 1 Comment

 

“Me es tan difícil imaginarme sin leer como imaginarme transmutada en hipopótama”Rosa Montero.

El problema con Rosa Montero es que escribe demasiado bien. Su talento para transmitir emociones es indiscutible, e incrementa cuando habla de su pasión más elevada: la lectura.

En El Amor De Mi Vida (Alfaguara, 2011), Montero reúne una amplia colección de reseñas bibliográficas realizadas para el suplemento cultural de El País, Babelia y otros más que se publicaron en El País Semanal, todos ellos de una calidad superlativa.

Ahí conviven desde una atormentada Mary Shelley, hasta un excéntrico Nabokov; el confundido Donoso y el inseguro Steinbeck; sin olvidar al farsante Castaneda y la revolucionaria Colette.

Es una delicia leer a Montero hablar sobre los grandes de la literatura universal, así como alimentarse y robarse un poco de la sabiduría de la periodista y escritora española, que se muestra generosa en cada uno de estos artículos.

A este libro no le falta nada, ni siquiera el condimento mal llamado chisme, que se asoma en la vida de los autores y autoras, muchas de ellas, más interesantes que sus mismas obras.

Está, por ejemplo, el caso de Gertrude Stain, aquella escritora amiga de Picasso, de Cézanne, de Hemingway, que con tanta seguridad destrozaba el idioma y creaba obras, que sólo gracias a un ego del tamaño del mundo, podía enviar a los editores, creyendo que estaba recreando el español. Y fue gracias al libro que escribió suplantando a su amada, Alice B. Toklas, que pudo pasar crear algo relativamente comprensible.

Sin embargo, habrá que andar con cuidado por las casi 50 recomendaciones que enlista Montero en este texto, es imposible que todas ellas sean tan buenas como ella las recrea.

 

En muchos de los casos se podría casi asegurar que Montero le ayuda a los autores que cita. Y eso es porque, como dijimos al principio, el problema es que ella escribe demasiado bien.

El amor De Mi Vida
Rosa Montero
Alfaguara, 2011





1 Comment to Lugares Comunes: Rosa Montero – “El Amor De Mi Vida”

  1. La opinión aquí vertida sobre Montero encierra un micromachismo: está mal que una mujer sea tan buena. Es un problema. Es imposible, hay que andarse con cuidado con lo que ella dice, no se le puede creer. ¿no es eso reforzar en la mente del lector una postura machista? Se espera que ella escriba meros chismes de la vida de la gente que reseña. Se siembra incluso una historia sobre una mujer egocéntrica, para no dejar de incluir al menos un chisme, cosa que debería escribir una mujer. No buen periodismo, no buena literatura. Qué manera tan poco afortunada de halagar a una autora que ha sabido sembrar su trabajo de buenas letras. Qué manera tan macha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *