Por - - 3 Comments

¿Cómo se comporta una persona ante un brutal cambio de sus circunstancias, ante la desaparición del mundo tal y como lo conoce?

Ese cuestionamiento parece ser la materia prima que alimenta la trama de la novela “El ruido de las cosas al caer” (Alfaguara, 2011) del colombiano Juan Gabriel Vásquez, obra galardonada con el prestigioso Premio Alfaguara de Novela 2011.

Ambientada en la Colombia urbana de los años noventa, la novela relata en primera instancia la vida de Antonio Yammara, un convencional hombre de leyes al que le cambia la vida el encuentro casual con un misterioso hombre llamado Ricardo Laverde. La relación entre ambos personajes situados en polos opuestos de la vida, – uno joven y en plenitud, otro de edad avanzada y en decadencia- explora esa extraña situación en la que el encuentro con una persona cambia la trayectoria de la vida.

A manera de contexto, la novela comienza describiendo la Colombia de los años posteriores al sangriento reinado de Pablo Escobar y la herencia ruinosa del capo de la droga. Describe cómo la leyenda urbana de las maravillas escondidas en la Hacienda Nápoles, donde el capo tenía a su disposición una colección de coches antiguos, piscinas, y un zoológico privado con todo tipo de animales exóticos, entre ellos una pareja de Hipopótamos, que un buen día saltaron a las primeras planas al escapar de su cautiverio.

Un billar del centro de Bogotá es el lugar en el que ambos complices de borrachera y juego comienzan a compartir información a cuentagotas. Sin embargo, la personalidad introvertida y misteriosa de Laverde, recién liberado de prisión, producto de una condena que nadie conoce, oculta más de lo que aparenta. Una tarde, después de descubrir el contenido de una misteriosa grabación oculta en un cassete, Laverde y Yammara son sorprendidos mientras caminan por las calles del centro de la ciudad. De pronto, las balas de un pistolero anónimo bordo de una motocicleta mata al viejo al instante y dejo mal herido al joven abogado.

El enfrentamiento inicial del personaje principal, perseguido por el miedo de una ciudad sacudida por la violencia del narcotráfico, su enfrentamiento con nuevas responsabilidades a raíz del embarazo no planeado de su pareja en turno y la enorme incógnita sobre la historia que se llevó a la tumba Ricardo Laverde mantienen despierto el interes del lector a lo largo de las 159 páginas de la novela.

“La realidad se ajusta a la memoria que tenemos de ella” menciona Vásquez en su novela. Y es que el ruido de las cosas al caer es una exploración a esa obsesión humana por encontrar respuesta a través de la memoria. A medida que avanza el libro, el lector acompaña a Yammara en su búsqueda por conocer la historia de ese hombre que le cambio la vida y descubre, después de una buena cantidad de obstáculos, que ese hombre no siempre fue lo que él conoció. Descubre entonces la historia de un joven y próspero Laverde que se ganaba la vida como piloto aviador y su relación con una joven norteamericana que llega a Colombia como voluntaria de los cuerpos de paz.

En ese ejercicio de memoria, Vásquez describe otra de las emociones que flotan a lo largo de su novela: La Soledad. “El mundo es un lugar demasiado riesgoso para andar por ahí, solos, sin alguien que nos espere en casa”. En su búsqueda de respuestas, Yammara sacrifica la relación con su propia familia y es el encuentro casual con Maya Fritts las respuestas que tanto busca.

El encuentro con esta mujer, hija de un padre al que creyó muerto por 19 años y de una madre muerta en un aparatoso accidente, sumerge al lector en un segundo plano, una segunda historia que nos da las respuestas que tanto busca el protagonista y que nos lleva a conocer cómo la grabación de la caja negra de un avión, puede convertirse en: El ruido de las cosas al caer.

portada-ruido-cosas-caer_grande

El Ruido de las cosas al caer
Juan Gabriel Vásquez
Editorial Alfaguara
México 2011





3 Comments to Libros: El Ruido de las cosas al caer

Deja un comentario