Por - - 0 Comments
Dennis Hopper, quien falleció de cáncer de próstata el pasado 29 de mayo, fue uno de los actores incógnitos mientras las alfombras rojas se extendían, no destacaba en el sistema de estrellas, pero en cuanto se colocaba dentro de los márgenes de la pantalla lograba manejar el instinto y ánimo de tantos inadaptados, perdedores y personajes trastornados, la encarnación de nuestras peores pesadillas e incluso a veces nuestras esperanzas.

Cada vez que apareció en la pantalla, fue un ladrón de escena abierta, sus personajes no siempre fueron agradables, pero no podías evitar sumergirte en su caracterización, nunca podías mirar a otro lado. Como parte de una revista anti-ecléctica de distribución clandestina… realmente no podía dejar pasar la oportunidad de rendir tributo a un gran inadaptado.

Rebel Without a Cause (1955)
Como uno de los matones de la pandilla que atormenta a James Dean, un muy joven, rubio Hopper no tiene muchas líneas. Pero es una presencia amenazadora de todos modos, sobre todo en la famosa escena de la pelea con cuchillos en el Observatorio del Parque Griffith, donde se acuesta plácidamente en el techo del coche de Dean para seguir tan cerca la acción como sea posible, pero sin llegar a cometer el crimen.

Apocalypse Now (1979)
Como el reportero gráfico sin nombre, Hopper tiene un conmovedor momento cuando cita un verso de The Love Song de Alfred Prufrock J de TS Eliot. La adaptación desgarradora de Francis Ford Coppola de Heart of Darkness es otro caso de Hopper encontrando una manera de vincularse y distinguir en sí mismo ese giro extraño que posteriormente lo caracterizó.

True Grit (1969)
Hopper caracteriza a un fugitivo llamado Moon, uno de los malhechores que persigue el legendario John Wayne. Fuera de la pantalla, había química similar: Wayne fue visto persiguiendo a los revoltosos en el set, de hecho persiguió a Hopper con un arma cargada, se escondió en un remolque Glen Campbell. Sólo otro día en el set con un niño salvaje de Hollywood.

True Romance (1993)
Uno de los grandes momentos de Hopper en la historia de drogas y mafia escrita por Quentin Tarantino es la famosa escena de la berenjena, donde Christopher Walken tortura a Hopper por información sobre el paradero del personaje de Patricia Arquette. Sabes que el diálogo creado por Tarantino tendrá giros de palabras inesperados, pero cuando Hopper voltea mesas y se expone profano (la especialidad de Hopper) la situación adquiere tonos excelsos. Son los seis mejores minutos de Hopper.

Hoosiers (1986)
No sólo es una de las grandes películas de deportes de todos los tiempos, también incluye uno de los personajes más complejos de Hopper. Como As Shooter, el héroe del basketball convertido en el borracho del pueblo, Hopper es sutil, pero abrumador, es el inolvidable retrato de un hombre al borde del abismo.

Easy Rider (1969)
Billy, el último personaje de la contracultura de los 60s. Con su abrigo de cuero y su cabello desordenado (modelado al estilo de David Crosby), Hopper rueda junto con Peter Fonda en una alucinante neblina, tratando de hacerse uno con el universo, sin dejar de ser totalmente ajenos al hecho de que múltiples armas tienen a tipos como ellos en las mira.

Blue Velvet (1986)
Frank Booth. Sólo el nombre sigue dando escalofríos. En la pesadilla de David Lynch, el personaje que creó Hopper es vil, una creación demoniaca que aspira impresionantes cantidades de nitrato de amilo, que es propenso a la violencia y las violaciones llenas de rituales. El personaje te asalta sin aviso, cada “fuck” detrás de cada dos palabras sólo sirve de ejemplo para mostrar la posible violencia y las profundiades de la depravación de un hombre.





Deja un comentario