Por - - 0 Comments

El Capitán Alatriste

Por Enrique Dorantes

Escrita en 1996, El Capitán Alatriste es la primera de una serie de 10 títulos que narran la historia de éste espadachín a sueldo, Diego Alatriste y Tenorio, que desde muy pequeño hizo gala de talento con la espada y que en la España del siglo de Oro, se dedica a explotar ésta habilidad para quien no puede o no debe mancharse las manos por alguna venganza o trabajo realmente sucio.
Arturo Pérez-Reverte, periodista de televisión en su país, saltó a la fama literaria y escribió su nombre en la historia moderna de las letras castellanas, apenas hubo comenzado con su texto, se volvió inolvidable: “No era el hombre más honesto ni el más piadoso, pero era un hombre valiente”, se lee como preámbulo de una historia llena de acción, nombres rimbombantes, honor y un toque de inocencia.
Alatriste, junto con su colga Gualterio Malateste es contratado por sospechosos hombres enmascarados y de terrible aire poderoso y religioso, para un trabajo cuya oferta no se puede rechazar y de confidencialidad absoluta. La misión es sencilla: acabar con dos hombres que llegan en una diligencia durante la noche.
Las cosas se empiezan a tornar complicadas durante el cumplimiento del negocio. Alatriste se da cuenta de la importancia de uno de los hombres que esta a punto de sucumbir bajo su espada. Pronto sabrá que es, ni más ni menos, que el futuro poseedor de la corona británica y próximo comprometido de la hermana del rey de España.
Alatriste es quien queda entre su espada y la pared, tiene de dos sopas: la primera, puede cumplir con su parte del negocio, eliminar al príncipe Carlos de Gales y cobrar por el trabajo completo, con las represalias que tendría y que seguramente culminarían con una guerra entre ambos países; o bien, dejar al poderoso príncipe y a su acompañante con vida, hacer de cuenta que fue una pequeña confusión e irse cada quien por su lado. Lo cual implicaría su condena a muerte, y tener que despachar a Malatesta, para que los ingleses salgan vivos del lugar.
Diego Alatriste podrá ser un rufián la mayor parte del tiempo, pero el hecho de ser un destacado guerrero también lo hace un hombre con valores. La decisión de cualquier forma, cambia el rumbo de la historia y El Capitán desafía a una España que en plena inquisición sufre una afrenta a la sobrevalorada religión.
La ambientación de la novela es todo un salto cuántico, hasta encontrarnos en el siglo XVI, en una taberna en donde Lope de Vega, Francisco de Quevedo y el joven e insolente de apellido Velázquez ocupan los asientos, se comentan los rumores en torno a la corona. Mientras, afuera, nuestro héroe se debate con la espada y trata de escapar de los que no quedaron conformes con su trabajo.
Una obra que pasa a la posteridad por la interrupción de la aventura en una momento de oración fanatizada. Pérez-Reverte escribió una novela exprimiendo lo provechoso del oscurantismo, y consiguió una colección digna de respeto. A pesar de todo.
El Capitán Alatriste
Arturo y Carlota Pérez.Reverte
Editorial Alfaguara
México 1999




Deja un comentario