Por - - 0 Comments

Un grato descubrimiento de este año se llama Antonio Orejudo. El escritor madrileño, doctor en filología hispánica, presentó en 2011 su novela Un momento de descanso (Tusquets), un texto que proporciona al lector justamente eso.

Se trata de una narración que viaja desde el realismo cotidiano, con la historia familiar de Arturo Cifuentes, un académico que se encarga de contar los eventos más bizarros que le puedan ocurrir a una familia, su familia, hasta el thriller psicológico y la novela policiaca.

Resulta que Cifuentes viaja a España con la idea de resolver el misterio que se oculta tras las autoridades de la universidad donde estudió, y con ayuda de Orejudo, personaje que aparece en su novela interpretándose a sí mismo (por extraño que sea), llegarán al fondo de una peculiar conspiración, que incluye asesinato y usurpación.

Si la historia no suena del todo envolvente y atractiva es porque, en realidad, no lo es. Sin embargo, lo oportuno y destacable de este lanzamiento editorial es el estilo narrativo.

Orejudo se empeña en recurrir al humor, no ya como una opción o una herramienta, sino como una constante, lo cual aporta una ligereza pocas veces vistas en el thriller psicológico o en la novela policiaca.

Las reflexiones del narrador omnipresente, o más bien, las de los personajes, están sobrecargadas de una ironía absurda y que reflejan, más de una vez, el inconformismo de Orejudo en algunas cuestiones, tales como las humanidades.

“Los humanistas, que un día fueron la vanguardia del conocimiento, no tenían hoy nada que aportar al mundo. Por eso empleaban una jerga incomprensible y desdeñaban las exposiciones claras de los asuntos complejos. Huían de la claridad, porque sabían que la luz es la enemiga de la superchería”, se lee en la primera parte de la novela.

Asimismo, ofrece una forma distinta de apreciar las relaciones interpersonales; las de marido y mujer, la de padre e hijo y hasta la de jefe-empleado.

La novela es apropiada cuando se busque una lectura para escapar de las malas ficciones televisivas, de los problemas personales y del mundo y de la maldita política. Cuando sólo se requiere de un pequeño momento de descanso.

Un momento de descanso
Tusquets
Madrid, 2011





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.