Por - - 0 Comments

Vivir sin un teléfono inteligente no es vivir. O al menos existir bajo el entendido de ser invisible para los demás. El SmartPhone no sólo es la llave que da acceso a la gran aldea digital donde todo mundo disfruta, opina y sufre, también es la prueba irrefutable de que somos personas reales según los cánones de la modernidad.

Pero acceder a los prodigios que el internet y la tecnología ofrecen no es gratuito. La moneda de cambio para acceder a todas las maravillas de la hiperconectividad exige renunciar a algo llamado privacidad. Una condición tan poco valorada, que sólo reparamos en su importancia cuando entendemos que han vendido nuestros datos, o incluso nuestra propia identidad.

Privacidad es una obra de teatro presentada por ZTE y protagonizada por Diego Luna y Luis Gerardo Méndez -alternando funciones- el tema principal es la filtración sistemática de datos personales a través del teléfono inteligente, como objeto totémico de la personalidad individual.

La trama aborda los tormentos existenciales de un escritor que atraviesa por un bloqueó creativo tras una decepción amorosa, por lo que emprende un viaje para conocer nuevas personas y acercarse al mundo real. Sólo que para hacerlo deberá superar sus propios miedos y despojarse de la ventaja que le da observar la vida de los demás desde fuera, desde la seguridad de la pantalla de sus aparatos inteligentes.

El dispositivo es el centro de gravedad alrededor del que gira la obra. Tanto así, que se invita al público a mantener encendido el smartphone y conectarse a la red wifi del teatro durante la puesta en escena. La premisa es mostrar de forma práctica como la dependencia digital va minando el control sobre la información que concedemos.

Aplicaciones que saben dónde vives, dónde está tu oficina, qué comes, cuánto dinero gastas en conciertos, cuántas veces has dado “me gusta” a la foto de alguien e incluso cuántas pulsaciones tienes por minuto. Todo es parte del complejo entramado digital que como el vampiro a su victima, hemos dejado entrar a nuestra vida.

James Graham y Josie Rourke, creadores de la obra, afirman que el tema surgió a partir de las filtraciones que el ex agente nortemericano Edward Snowden hizo públicas en 2013 y que señalan permite al gobierno norteamericano acceder a la información privada de sus ciudadanos, hecho que hoy en día lo tiene viviendo en Rusia bajo asilo político. Snowden hizo público cómo el gobierno norteamericano, en colaboración con las grandes corporaciones son capaces de acceder a datos personales, historial de búsquedas en internet e incluso encender los micrófonos y la cámara de cualquier dispositivo conectado a internet alrededor del mundo.

 

Privacidad

Diversos especialistas han dado a conocer cómo el espionaje a nuestra intimidad forma parte de un siniestro sistema económico que hace que compañías como Facebook o Youtube no sólo puedan ofrecer su servicio de foma gratuita, sino que resulten altamente lucrativas.

 

Jaron Lanier, considerado por muchos el padre de la realidad virtual, se ha convertido en uno de los más certeros críticos de la manera en que las tecnologías digitales están configurando nuestra sociedad. “Me preocupa que día a día consintamos el acceso a información que construye algoritmos de metadata con representaciones bizarras de nosotros mismos. Me preocupa el hecho de que estamos creando una trampa económica en la que la única forma de darle cosas gratis a la gente es que accedan a que los espiemos para después bombardearlos con publicidad de cosas que no necesitan”

 

En su libro, “¿Quién controla el futuro?” (Debate, 2014) Lanier nos advierte sobre la acumulación de poder y dinero en torno a los grandes «servidores sirena» (como Facebook, Google o las entidades financieras «demasiado grandes para caer») que nos embelesan con sus sugerentes cantos y la promesa de lo “gratuito”, pero que en realidad se alimentan de nuestros datos y causan el empobrecimiento y la reducción de la clase media, desapareciendo miles de empleos como efecto colateral.

 

Entender el riesgo real que entraña filtrar fragmentos de nuestra identidad personal a diario y sus posibles consecuencias en nuestra vida real es el Leit Motiv de Privacidad, una obra que se presenta de jueves a domingo en el teatro de Los Insurgentes con el patrocinio de ZTE.

 





Deja un comentario