Por - - 0 Comments

Pensaba que sus días concluirían en un accidente automovilístico al cambiar de cassette en el estéreo, una actividad que realizaba de forma constante sin descanso no sólo en su auto, también era un hábito que realizaba en su casa rodeado de su colección de 100 mil vinilos y CDs y en su conocido programa en BBC1.

Cuando murió el 25 de octubre de 2004, la colección privada de John Peel era algo legendario, porque era un curador, especialista y amante de la música nato, nadie dudaba de su gusto y recomendaciones, por esa misma razón muchos de los que vieron un año después de su fallecimiento el documental John Peel’s Record Box, no pudieron evitar buscar la lista de esos 143 sencillos de 7 pulgadas para luego agregarlos a la colección personal, ya no como un tributo sino como par administrarse en lo privado una Peel Session.

Escuchar era la vida de John Peel, de hecho el no hacerlo era algo que le causaba pesadillas, siempre le preocupaba que alguien estuviera trabajando más y que descubriera antes que él una nueva joya musical o que nadie estuviera esforzándose tanto y que su falta de tiempo dejara sumergido en una pila de discos y cintas al grupo que podría cambiar la historia. La música era su obsesión a pesar de no ser músico, pero tampoco era un simple DJ, era un agitador sonoro que tocaba canciones como un acto político que no sólo percibía el talento, también veía la trascendencia de un sonido muchos años después de su concepción.

El legado y las enseñanzas de John Peel siguen presentes en el Reino Unido, en parte a través de su hijo (que tiene un programa en la BBC), el escenario con su nombre en Glastonbury y las múltiples sesiones exclusivas que aún se venden en las tiendas, pero en los próximos meses su colección llegará aún más lejos gracias a Arts Council y BBC, que unirán esfuerzos para concretar un ambicioso proyecto que tendrá el archivo “más importante e idiosincrántico de la música moderna”.

El proyecto, que sabemos también responde a la próxima explotación de la herencia musical británica por los Juegos Olímpicos en Londres el próximo verano, será un museo interactivo en línea con la colección de discos de John Peel que cuenta con 25 mil LPs, 40 mil sencillos y “muchos cientos” de CDs, que serán puestos en Internet en un servicio llamado The Space, que también recreará su estudio en casa Peel Acres, donde se grabaron en los últimos años muchas Peel Sessions.

Según la información de la prensa británica, el museo interactivo permitirá a los usuarios revisar y escuchar la música desde mayo a octubre de 2012 a través de varias plataformas – incluyendo PCs, smartphones y TV digital. No se ha revelado si será completamente gratuito el acceso a todo el catálogo o si existirán restricciones, pero esperamos que los £3.5 millones de libras aportadas por Arts Council England sean suficientes para hacer que la música que tanto atesoraba (y que nos sirvió de ejemplo a muchos) sea parte de las ideas de cultura libre.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.