Por - - 2 Comments

Cuando Dr. Dre presentó Beats Electronics lanzó una premisa: «dejar de oír, empezar a escuchar». Claramente el estilo es la marca de los audífonos, al igual que la claridad de sonidos, pero no hay forma de arreglar lo que de raíz llega con ausencias.

Neil Young tiene razón, ni con los mejores audífonos la fuente original mejora, todas esas canciones que tienes apiladas en terabytes y metidas por compresión en tu reproductor portátil tienen un sonido terrible, mínimo, suprimido y no llegan ni a la mitad de lo que el artista grabó, mucho menos lo que imaginó. Ya es tiempo que demandemos mejores alternativas para nuestra música digital.

Hace algunos meses el músico canadiense reveló su insatisfacción con el formato MP3 en la conferencia D: Dive Into Media e invitó a los asistentes a ser partícipes del fin de una era. Para reiniciar el ecosistema del consumidor de audio digital, todo debía comenzar con los formatos de archivos para dispositivos de reproducción e impedir que la compresión signifique la pérdida de calidad y que obtengamos únicamente el 15 por ciento (si, leyeron bien) de lo capturado en los masters de grabación, una gran pérdida de riqueza y complejidad sonora.

En ese momento, Young dijo: “mi objetivo es intentar rescatar la forma de arte que hemos practicado en los últimos 50 años… Vivimos en una era digital, y desafortundamente está degradando nuestra música, no mejorándola”. Lo grandioso de Neil Young no es confirmar lo que ya sabíamos, sino que su desprecio por el MP3 no se remite a la idea de hacerlo desaparecer, al contrario, comprende que el formato ya está aquí, por lo tanto requiere múltiples mejoras para lograr que escuchemos lo que merecemos y obtengamos exactamente lo que el músico tanto esfuerzo dedicó.

El músico siempre ha sido un pionero audiófilo, se ha mantenido firme en la remasterización de sus álbumes en los últimos años (en formatos específicos y bastante caros) y en varias ocasiones se ha quejado sobre la calidad de la música digital. “Cuando comencé a grabar discos, teníamos un cien por ciento del sonido”, dijo en la conferencia en California a principios de este año. Ahora escuchas un mp3 al mismo volumen y la gente abandona el cuarto. Duele… no es que lo digital sea malo o inferior. Es la forma en que ha sido utilizado, no es suficiente para transferir las profundidades del arte”.

Young pone su voz a uno de los problemas de los que tanto hablan los amantes del audio, un tema muy diferente al que se ha expuesto hasta el cansancio cuando se habla de formatos digitales, no se trata de números, pérdidas económicas o la idea de no poseer nada físico, tampoco es sobre los agregados que debe tener un MP3 para ser más atractivo o la pérdida del arte de portada, tal y como se los expuse con MusicDNA hace muchos meses, se trata de la que debería ser la preocupación fundamental de la industria discográfica: el sonido.

Es claro, nuestras librerías de iTunes no le hacen justicia a la grabación original, nuestras copias en MP3 no son tan buenas como las del CD, son inferiores a las fuentes análogas o las cintas maestras, resuelven y alegran nuestra vida con portabilidad, pero tal vez sea necesario volver al momento en que se quemó Tom´s Diner de Suzanne Vega (el primer MP3 de la historia) y redefinir todo lo que se ha copiado desde 1994.

Neil Young no bromeaba cuando utilizó la palabra “reboot” hace algunos meses, el legendario compositor de hecho ha estado trabajando en “una alternativa de audio al formato MP3 de alta resolución y en los últimos meses ha estado haciendo arreglos con la oficina de patentes para hacerlo oficial. Pono viene en camino.

En junio del año pasado Neil Young registró las frases 21st Century Record Player, Earth Storage, Ivanhoe y Thanks for Listening, que acompañarán a Pono, un revolucionario sistema de audio que brindará la calidad de sonido más cercana posible a lo que artistas y productores han creado.

Desafortunadamente los sonidos, con todos los espectros, frecuencias, agudos y graves que no hemos escuchado en mucho tiempo, no llegarán rápidamente, al menos tardará un año debido al proceso de registro y verificación, pero si todo sale en favor de Young, podremos descargar música que sonará tal y como se escucha en el estudio. Probablemente eso es lo que nos brindará finalmente la diferencia entre una copia original y una pirata.





2 Comments to Spoiler Alert: Pono, Neil Young renovando tus oídos

  1. Carlos Franco

    Tiene razon el Sr. Young en cuanto a la perdida de calidad de sonido en el mp3. Hay sin embargo dos puntos que quisiera mencionar:

    1. Un mp3 bien comprimido, es decir creado a partir del archivo fuente, ya sea CD o Master de grabacion. Auditivamente no muestra esa perdida de una forma relevante.

    2. El publico muchas veces no exige tanto en cuanto a calidad de audio siempre y cuando la musica siga siendo buena, recordemos las decadas 80’s y 90’s cuando el cassette era el medio de distribucion masivo de musica y francamente era una porqueria en cuanto a calidad.

    Considero que quienes saben de audio estan conscientes de la baja calidad del mp3 y se tiene alternativa de usar otros formatos sin compresion, desde luego sabiendo de antemano que ocupan mas volumen de almacenamiento pero prefiero tener en mi ipod 300 canciones con buena resolucion que 1000 y tantas no solo con mala resolucion sino que dificilemente voy a escuchar en una sentada.

    Saludos

    • Ciertamente a pocos les importa la calidad de sonido de los MP3 que acumulan, sin embargo, aunque se elija la compresión de mayor calidad, la conversión a formato digital implica un rasurado de picos, muchas frecuencias altas y bajas se pierden en esa compresión.

      Es un tema del que se habla desde el lanzamiento del CD, precisamente esos datos perdidos para el oído desde los días en que lo análogo dejo de ser la norma, son los que quiere rescatar Neil Young (además de elevar el estándar de lo que reproducimos), esperemos que su propuesta nos permita dejar de oír y verdaderamente escuchar.

      Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.