Por - - 0 Comments

La noche del sábado 22 de octubre, el pianista australiano Leslie Howard ofreció un recital que confirmó su virtuosismo en el más temperamental de los instrumentos musicales. La bien ganada fama de Howard como el más reconocido intérprete de la obra de Franz Liszt quedó de manifiesto en un programa acorde al concepto del Festival Cervantino 2011: Los dones de la naturaleza.

En el marco de un Auditorio de Minas completamente lleno, Howard hizo salir de la punta de sus dedos armonías semejantes al aleteo de colibríes en las notas más agudas y trinos y silbidos de aves de mayor tamaño en las notas graves. Mientras que en piezas como «St Francois de Paule marchant sur les flots, S175 » es posible escuchar la evocación de una tormenta marina.

Los recursos expresivos de Howard hicieron de su recital un deleite musical que exigió al escucha una atención especial a melodías con inicios sutiles, en los que Leslie apenas acarició las teclas de su piano para después evolucionar a melodías marcadas con enérgicos acentos sonoros.

Sin duda la pieza clave de esta presentación fue la interpretación de «Sonata para Piano en si menor» y «Romancero español», obras centrales de Liszt en las que la precisión de Howard fue todo un portento de virtuosismo al marcar la melodía rítmica con la mano izquierda y los pedales y desatar toda clase de acentos sonoros y contrapuntos con la derecha a una gran velocidad.

Quienes vivimos en entornos sometidos al stress y el ruido urbano, asistir a esta clase de conciertos es todo un ejercicio de sensibilización sonora y de concentración mental para disfrutar en su verdadera magnitud la calidad de la música de cámara.

Escuchar a Leslie Howard es una invitación a internarse al fascinante universo musical de Franz Lizt que es al mismo tiempo deleite y desafio para el escucha.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.