Por - - 0 Comments

Fuego en el mar se presentó a inicios del año dentro de la programación del Festival Ambulante, Gianfranco Rosi, contrapone la vida de Samuele, un niño italiano que vive en la isla de Lampedusa con la de los migrantes provenientes de Nigeria, Libia o Siria, que llegan a esa isla en busca de una vida mejor, pero que desafortunadamente no logran sobrevivir o llegan desahuciados.

La personalidad del niño italiano es vibrante, contagiosa, su familia es la típica familia italiana pesquera que disfruta de su isla y vive medianamente bien, el niño está aprendiendo inglés, juega con sus amigos y tiene el cariño de su familia, su vida se desenvuelve entre la costa, la escuela y el aire libre.

foto-refugiados

Por el contrario se muestra de una manera dolorosa la vida de los migrantes africanos que llegan sofocados y moribundos en barcos pequeños pero atiborrados de hombres, mujeres y niños desesperados por salir de su país. Las imágenes de Rosi son fuertes y directas, existe un grupo de personas que se dedican a recibir a los migrantes y separar a los muertos de los sobrevivientes, los que sobreviven los llevan a tierra para tratar de mantenerlos con vida. Todo esto es retratado de una manera pausada, sin cortes bruscos o ritmo acelerado.

En algunos momentos el contraste se pierde pues centra la atención en la vida familiar del niño italiano y te olvidas de la situación migrante hasta que regresa de manera violenta y contundente al mostrar los desembarcos. Dos realidades paralelas que conviven en el mismo sitio, en el mismo tiempo, pero que no comparten la misma historia, una historia que divide a la sociedad sin consideración, sin esperanzas ni oportunidades.

1

Gianfranco Rosi es un documentalista que apuesta por temas incómodos, desde “Sacro GRA” (2013) donde retrata la pobreza europea en zonas alejadas del clásico turismo a “Sicario” (2010) en dónde entrevista a un ex sicario del narco mexicano. Documentales como éste, sin narrativa didáctica, confrontan al espectador con imágenes desgarradoras y plantean un crimen de la humanidad en la que principalmente los países europeos son partícipes.





Deja un comentario