Por - - 0 Comments

Por: Yossa Guzmán / @Lisboncut

El documental de HBO Cobain: Montaje del demonio es literalmente dos horas de pesadilla existencial de una de las figuras clave de los años noventa en materia musical, no se habla mucho de su manera de componer o del legado musical que dejó, por el contrario es un recorrido por sus cuadernos, sus ideas, su complicada existencia. El largometraje se siente exhausto, sofocante como si contemplaras la vida de un serial killer o un enfermo mental.

Las fotografías y videos sobre todo, de Cobain cuando tiene 2- 5 años viéndolo jugar, sonreír, mandar besos, un niño lindo y apreciado en un primer momento y rechazado después es un preámbulo a la catástrofe emocional que viene después. Su madre Wendy O’Connor narra sus experiencias infantiles desde Calle Sésamo hasta las pastillas que le dieron por considerarlo un niño hiperactivo: “Kurt siempre tenía algo en mente, siempre pasaba algo”.

Después aparece el señor Cobain, su esposa Jenny Cobain (madrastra de Kurt) se notan culpables por abandonarlo, hay imágenes de Cobain adolescente en la playa, la película es una sucesión infinita de sus cuadernos con frases, letras, ideas, pensamientos, dibujos, comics, el mundo Cobain en tinta negra y azul, todo un collage animado.

In this undated photo provided by Kim Cobain, a young Kurt Cobain plays guitar in his childhood home in Aberdeen, Wash.  Cobain's mother, Wendy O'Connor, is putting the 1.5-story Aberdeen bungalow _ which is assessed at less than $67,000 _ on the market for $500,000. But she'd also be happy entering into a partnership with anyone who wants to turn it into a museum. (AP Photo/Courtesy Kim Cobain)

In this undated photo provided by Kim Cobain, a young Kurt Cobain plays guitar in his childhood home in Aberdeen, Wash. Cobain’s mother, Wendy O’Connor, is putting the 1.5-story Aberdeen bungalow _ which is assessed at less than $67,000 _ on the market for $500,000. But she’d also be happy entering into a partnership with anyone who wants to turn it into a museum. (AP Photo/Courtesy Kim Cobain)

Este íntimo documental de Brett Morgen es en realidad un acercamiento psicológico a un músico proveniente de la White trash norteamericana, acomplejado, sensible, con mucho talento o por lo menos un excesivo deseo de expresar sus sentimientos de manera artística pues Kurt siempre pintaba, esculpía, componía, cantaba, tocaba, como un poseído, su único trabajo “normal” y solo duro unos meses fue de conserje, Kurt no estaba hecho para el trabajo.

kurt-cobain-montage-of-heck-image-600x337

Su infancia y adolescencia la pasó entre puentes, marihuana, casas abandonadas, chicas gordas, vandalismo, trenes y mucha desesperación. Se escuchan las voces de su hermana, de Krist Novoselic, su novia Tracy Marander, una operada Courtney Love, desgraciadamente no aparece Dave Grohl, Butch Vig, Steve Albini o algún artista de la época, esto más el detrás de la música que sobre la música, afortunadamente todo el tiempo suenan sus canciones.

d494f02b272d23b255dbf87d853d87ccefdc67a6

Hay muchas anécdotas e imágenes un tanto estremecedores, al observar los videos caseros malvibrosos entre Kurt y Coutney te sientes invasor o algo parecido, la vida de dos junkies enamorados y alucinados. Tal como escribe en sus cuadernos: “Me siento violado” así se siente esta película producida por su propia hija Frances Bean (la cual aparece de bebé en muchas ocasiones), adentrándose a la mente de este hombre-niño marcado por su infancia y su propia creatividad desbordada en un ambiente pesado, contaminado, se mezcla animación con entrevistas, grabaciones de audio, conciertos (desde sus primeras presentaciones en un cuarto hasta el mítico unplugged de MTV) ensayos, videos, narraciones, recortes de revistas, flyers.

images

Es triste reconocer que Cobain murió solo, resentido y confundido, pensaba demasiado, sentía demasiado, era una carga para sí mismo, para los fans será un recorrido muy conmovedor, muy vouyerista cercano a lo enfermizo, para los demás un recordatorio: Nunca se sabe todo acerca de una persona.

Ver en función doble con la película de AJ Schanck “Kurt Cobain: About a son” (2006).





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *