Por - - 0 Comments
COLDPLAY, FORO SOL, MÉXICO, 08032010
Por Enrique Dorantes
Ante un abarrotado recinto en Iztacalco, Chris Martin, preguntaba a su público, que en medio de la algarabía esperaba los próximos acordes:
-¿Cómou van cabrounes?- En un limitado pero florido español que fue detonador para excitar sólo un poco más a las casi 60 mil almas que se dieron cita para disfrutar del agonizante Viva la Vida Tour, en la segunda fecha de la banda británica en el Distrito Federal.
Los mexicanos Le Baron, fueron los encargados de dar la bienvenida a los puntuales asistentes que todavía vieron con escasa luz del día una presentación cargada de talento nacional y que no decepcionó a los afinados oídos del respetable. Minutos antes de las ocho de la noche apareció el cuarteto Bat for Lashes, con la magnífica voz de Natasha Khan, poco conocida por estos lares, pero que fungió como magnífico aperitivo previo a la explosión de euforia que se llama Coldplay.
Life in Technicolor fue más que la apertura para el recital, se trató de un presagio para una noche llena de vida y color, e incluso, fue el inicio de una serie de éxitos que rompieron la madre a las gargantas y tímpanos que se esforzaron por hacer un coro gigantesco a ritmo de Violet Hill, Clocks, In My Place y la tan esperada y siempre bien recibida Yellow.
Y entonces todo fue amarillo; el arrebato no cesó en los próximos ciento veinte minutos, en los que Jon Buckland (guitarra), Guy Berryman (bajo), Will Champion (batería) y Chris Martin (voz) se encargaron de un performance a la altura del primer mundo musical. Con piezas de notable sensibilidad lírica y acústica, se escuchó una genial Fix you, Glass of Water, 42 y The Hardest Part.
El atuendo invernal de Chris provocó que los poros cedieran rápidamente ante el sudor y la depurada capacidad vocal del líder de la agrupación contagió de entusiasmo a los presentes. Juegos artificiales, grandes pelotas amarillas, miles de trozos de papel con formas de mariposa que techaron el foro, luces y lásers, sirvieron como ambientación mientras las desgarradas cuerdas coreaban Viva la Vida, Lost!, Politik, Lovers In Japan; antes de que el cuarteto, formado en 1997, bajara del escenario principal para caminar entre la multitud hacia otro más pequeño ubicado a mitad del inmueble, en donde interpretaron en mini sesión desenchufada el tema Shiver.
Con God Put a Smile Upon Your Face, Politik y Talk, despidieron la primera parte del concierto, para proceder con un encore, que tendría como resultado una magnífica interpretación de The Scientist y Life in Technicolor II.
El espectáculo llegó a su final en medio de ovaciones interminables para una agrupación que lo dejó todo en el tablado con humildad, talento y generosidad. “Muchas gracias”, fueron las palabras en español de Martin antes de retirarse; agradecimiento recíproco de un público mexicano que tardará mucho en olvidar lo que pasó el domingo.
mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.