Por - - 0 Comments

Criando Ratas es una película del director Carlos Salado. La cinta pone el ojo en un interregno poco conocido de España: la vida en los barrios marginales del primer mundo. Un escenario generalmente asociado con lo que ocurre aquí en latinoamérica pero que también existe en los países de la Unión Europea.

Se trata de una cinta que deja ver el submundo de la delincuencia en los barrios marginales a través de un día en la vida de Cristo (Ramón Guerrero) un incorregible delincuente juvenil que tiene una deuda enorme con la mafia de su barrio. Aunque la trama es ficticia, los escenarios sí que son reales, en ellos se muestra el lado duro de la descomposición social, de la diversidad cultural y de los extremos hacia donde puede empujar a los jóvenes españoles la pobreza, la delincuencia y el desencanto. La materia prima de la cinta es la infracultura de las calles, el mundo de los otros, esos otros a quienes llamamos “los malos”, los delincuentes con los que nadie – a veces de manera muy hipócrita- encuentra afinidades.

¿Qué hay en la película? en una palabra, hiperrealismo. Los escenarios donde se rodó la película entre 2010 y 2016 son los barrios más marginales de Alicante, uno de los sitios más peligrosos de España. Ninguno de los personajes de la cinta son actores profesionales, todos ellos son vecinos de la zona, entre ellos el protagonista, Ramón Guerrero, quien ingresó a la cárcel durante el rodaje de la cinta, por lo que la filmación se extendió durante varios años.

La cinta nos deja ver a jovenes creciendo en familias disfuncionales, que pasan su vida en las calles, que despiertan al medio día y salen a “trapichar” a la calle, a asaltar y después vender la ganancia del día a los moros y gitanos hasta las 4 de la mañana. La intención de la película no pretende dar una lección moralista. Para Carlos Salado, director del proyecto Criando Ratas, la función del film es mostrar lo que está ocurriendo de la forma más auténtica y realista posible para que el espectador sea quien saque sus propias conclusiones

Criando Ratas es una película tan alternativa que renuncia al retorno económico al alejarse de las salas de cine y apostar por la distribución gratuita en internet a través de la plataforma youtube. De la misma forma en que el film ha surgido de manera underground, indie y lowcost. Su distribución es coherente con esa filosofía y apuesta por una distribución gratuita, para que pueda verse en centros penitenciarios, universidades, escuelas y en cualquier dispositivo móvil en cualquier lugar del mundo.

Cabe destacar que para Carlos Salado, la cinta Criando Ratas no pretende dignificar la vida delincuencial, ni mucho menos condenarla. La intención es hacer visible la violencia y la vida de las personas en situaciones marginales. Al final, la intención del arte, es provocar una reacción en el espectador y que éste forme su propio juicio.





Deja un comentario