Por - - 0 Comments
El Hombre controlador del universo o El hombre en el cruce de caminos, 1934

El Hombre controlador del universo o El hombre en el cruce de caminos, 1934

Todos estamos familiarizados con una versión de la historia trabajada por la SEP a lo largo de la historia del México del siglo XX; es una historia que entre otras cosas omite la presencia de ideologías como el fascismo. Dicha omisión no sólo niega un momento crucial en la historia del México moderno, sino que también hace imposible comprender la configuración actual del poder. El vacío causado por dicha omisión es lo que pretende llenar Dos miradas al fascismo, exhibiéndose en el museo del Estanquillo.

Más allá de ciertas verdades que se hacen evidentes al ir recorriendo la exposición, como las filiaciones de Vasconcelos, Dr. Atl, Rivera, entre otros, lo que  nos queda es un panorama de problemas e ideologías que no parecen del pasado. Ya no es sólo lo peligroso que puede ser un líder persiguiendo una venganza, tal vez de índole personal, mientras está al frente de un país, sino enfrentarse a la evidencia de un pasado más conflictivo y confuso de lo que las generaciones jóvenes podemos percibir. Es una confusión que pareciera explicar la fuerte separación que existe entre la sociedad y la clase que la gobierna.

La situación que más me impactó, después de ver más de la mitad de la exposición, fue la grabación del poema ¡México, creo en ti!  de Ricardo López Méndez; un poema a veces incluido dentro de nuestras clases en la primaria y aparentemente sólo un poema de exacerbado nacionalismo. Además no carente de valor técnico:

México, creo en ti,
En el vuelo sutil de tus canciones
Que nacen porque sí, en la plegaria
Que yo aprendí para llamarte Patria,
Algo que es mío en mí como tu sombra
Que se tiende con vida sobre el mapa.

Pero que también contiene líneas no inocentes de pertenecer a los grupos de extremo derecha y fanatismo cristiano.

México, creo en ti,
Porque escribes tu nombre con la X
Que algo tiene de cruz y de calvario

Lo que causa incomodidad no es nada más la resignificación de la X o la negación de la cultura que esa letra puede unir en el caso de México, sino que estas ideologías que pueden parecer lejanas y extranjeras, están más cerca de lo que pensamos; que no son el producto de las apropiaciones que tantas veces suceden alrededor nuestro sino que pueden estar inscritas profundamente en la historia nacional.

Estos es sólo un ejemplo de lo que podemos encontrar en esta exhibición, que sigue estando en el Museo del Estanquillo, entre Madero e Isabel La Católica (qué lugar tan pertinente…) en el centro de la Ciudad de México.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.