Por - - 0 Comments

Va a ser difícil ignorar que mi generación parece estar despertando. Aquellos nacidos a finales de los ochenta, que no tenemos recuerdos claros del gobierno priista, que hemos vivido en el panato esperando el dichoso cambio cuya definición es diferente a la nuestra. Y es que aunque quisiera hoy hablar de otra cosa, hasta de la frustrada reunión de Black Sabbath o de cierta fotógrafa que intenta hacer la foto mas larga del mundo con las imágenes de gente alrededor de duelos próximos juegos olímpicos, no puedo. Lo que esta en mi mente son miles de jóvenes que ya no estamos jugando el juego de la indiferencia; gente que le declara su amor a México en la calle, a gritos, riendo, entre familias, obreros, trabajadores desempleados…

¿No son situaciones como ésta expresiones culturales de la mayor importancia? Para que The Clash escribiera White Riot, tuvo que suceder un evento especifico. Ya muchos habrán visto las playeras que tanto circularon ayer: el rostro de Carlos Fuentes y su famosa frase donde espera que el candidato del PRI no llegue a la presidencia. Como estas hay y habrá otras expresiones a partir de este momento en particular; el momento que muchos queremos interpretar como el despertar, el fin del arrodillamiento.

Foto tomada de El Silenciero

Claro, lo anterior es una conjetura, pero mas allá de lo que pase en el futuro, las protestas siempre son puntos de ebullición donde la cultura puede unirse a las voces populares. La voz popular no se detiene en detalles para expresar lo que necesita expresar (si Fuentes fue un legitimador de la situación actual, como algunos aseguran). Esa voz lo convierte, lo usa a su favor, se legitima en esa imagen y a la vez, le da una segunda oportunidad.

Tal vez pronto descubramos a los referentes de estos movimientos, la obra que los represente, la canción que los acompañe; aquello que los haga perdurar en la memoria.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.