Por - - 0 Comments

Líneas de división
Líneas de división

Ya falta poco para la clausura de Obstruir, destruir, ocultar, muestra que reúne algunas piezas de Enrique Ježik, un argentino por mucho tiempo radicado en México. Su vida y su obra lo acercan a nuestro país por diferentes razones; una de ellas es el conflicto que se vive en Oaxaca, que se volviera noticia a nivel nacional en 2006 tras las elecciones presidenciales. Este tema es parte fundamental de algunas de las obras más emblemáticas de la muestra.

En su obra, Ježik cuestiona no sólo el conflicto mismo y las divisiones geo políticas que contiene, además trasciende hacia la representación misma de esas divisiones. Cuando uno entra a la sala que contiene obras como Divide y vencerás o Líneas de división se enfrenta a divisiones que intensifican su naturaleza arbitraria.

Así, desvirtuadas de todo contexto, parecen una ilusión. Con el contexto y el matiz de violencia con que Lineas de división taladra en madera siete fronteras conflictivas para EE. UU. se remarca la arbitrariedad y la brutalidad que traen las divisiones como consecuencia. El título, Divide y venceras, parece ser el que apuntala y permea a las otras obras con tema geo político.

Me interesa lo que sucede en México pero me gusta generalizar mucho. No quisiera implicar la idea de que existen muchas armas y mucha violencia en México. Se trata mas bien de que mi trabajo está inspirado por México, por el hecho de ser una sociedad que no está atada a ciertas reglas… (Ježik en entrevista con Tomáš Pospiszyl, 2008)

En esta muestra hay un gran aprovechamiento del espacio, tanto físico como sonoro. Cuando uno entra a la sala más grande, uno se enfrenta a Valla, otra de las piezas relacionadas a Oaxaca. La amenaza y su violencia ya están presentes ahí. Después se van añadiendo los sonidos de la guerra, resonando en un cuarto dentro de la misma sala, pero cuyo sonido de balas la inunda por completo.

A través de la valla podemos ver dibujado un helicóptero de tamaño real que cubre la pared más amplia; su tamaño y relación con los objetos alrededor es imponente. El espectador, al enfrentarse a él, puede cuestionar las representaciones que ha visto sobre la guerra, dentro o fuera de la muestra: desde programas de televisión hasta videojuegos. Entonces ahí, comparada su humanidad con una máquina de guerra, se ve la distancia entre un fin de paz y uno de guerra perpetua, que alimenta una industria dentro una dinámica que parece no tener fin.

Práctica es otra de las piezas que enfrentan al espectador con la representación de la muerte: es una instalación de veinte cuerpos incrustados con impactos de bala, es decir veinte blancos de tiro de madera que se ha visto lastimada por el impacto del arma de fuego. La metonimia podría parecer elemental, pero el elemento de la madera lastimada, como en Líneas de división, terminan por abrir otro espacio para la interpretación.

Detalle de Práctica
Detalle de Práctica

Quizás una de las piezas que explora de mejor forma la participación de la ficción en las técnicas de intimidación es Percusión: una instalación en video donde un cuerpo de granaderos irrumpe en un edificio. La gente en el interior es acorralada por éstos con el simple acto de caminar al ritmo que marcan al golpear contra sus escudos. Es esa circunstancia lo que termina por generar  una intimidación efectiva dentro de los demás participantes.

Aún hay tiempo para ver la obra de Ježik. Estará hasta el próximo 27 de noviembre en el MUAC, dentro de las inmediaciones de la zona cultural de Ciudad Universitaria.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.