Por - - 0 Comments

“I’m waiting for a lady, I know she is coming back” – H. Bogart.

De Sealtiel Alatriste se pueden contar muchas cosas, desde que prestó su apellido a Pérez-Reverte para crear una de las sagas más famosas de los últimos años en habla hispana, hasta que no es sino un cacique de la cultura y el mundo editorial. Y casi todo lo que se diga será cierto.

Pero eso queda de lado cuando nos involucramos en la lectura de su última novela, “Ensayo sobre la ilusión”, una suerte de hipérbole del fanatismo cinematográfico que ha acompañado a Alatriste durante su vida.

La historia se centra en Miguel Horacio Dreamfield, un hombre que queda obsesionado con una escena de la película Casablanca y cambia su vida de burócrata por algo más emocionante: recrear aquel momento, aquella imagen, así esto requiera cambiar todo lo demás. Toda su existencia.

A pesar de que la narración puede llegar a ser más plana de lo permitido, Sealtiel se adentra en una reflexión interesante: ¿Qué pasa cuando nos entregamos a una ilusión y nos convertimos en ilusos? ¿Qué sucede cuando esa ilusión llega ya muy tarde para nosotros?

También es una novela sobre los amores imposibles o para los que se quedan esperando el amor perfecto.

“El mundo de las ilusiones está escondido en un alma gemela a la que nunca le hemos visto la cara”, escribe Alatriste. Esta es una de esas narraciones que se asemejan más al cuento que a la prosa larga: cuenta una historia de principio a fin sin dejar al aire otras posibilidades, otros finales para las otras historias que le contienen.

El escritor, que también encabeza el área de difusión cultural de la UNAM, cumple con un trabajo bueno a secas, en el que constantemente deja ver los humos egocéntricos de quien firma, además llega a tropezar con lo sentimentaloide y la cursilería, pero se mantiene estoico a pesar del huracán que él mismo se provoca.

El veredicto final es positivo para un autor al que preferimos de editor.

Ensayo sobre la ilusión
Sealtiel Alatriste
Alfaguara 2011





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.