Por - - 0 Comments

La historia reciente, nos acostumbró a ver un ciclo en la música que permite la salida de discos importantes cada 10 años. En 1991 fueron Ten de Pearl Jam y Nevermind de Nirvana, ambos enterraron al glam rock de los 80 y toda su plasticidad. Justo una década después aparecieron Is this it de The Strokes y White Blood Cells de The White Stripes, que hicieron lo mismo con el nü metal y el happy punk.

Si esa tendencia se imponía, este año habrían aparecido producciones que rompieran por completo con la tendencia actual, la cual centraremos en el indie folk de bandas como Beirut o el solista Bon Iver. Desarrollar un sonido muy limpio, se convirtió en la regla, el uso de efectos entró en desuso.

¿No pasó? ¿La música no se renovó este año? La respuesta parece clara y no hay que darle vueltas, no, no sucedió esta vez. Al menos no para los grandes medios convocantes, en los que ahora, debemos contar a algunos blogs y sitios web especializados.

2011 revivió una tendencia que combina armonías pegajosas con distorsión en las guitarras. La banda que mejor representa ese sonido es Yuck y se puede comprobar con sencillos como Holling out y Get Away.

 

Ya lo habían hecho algunas bandas desde finales de la década pasada, poco, pero escuchamos los nombres de No Age, Dinosour Pile_Up o Male Bonding. Este año, Yuck empezó a hacer más ruido gracias a que su álbum homónimo debut, conquistó a emporios como la New Musical Express, la BBC y el presentador Jools Holland.

En junio de este agonizante 2011, tuve oportunidad de charlar con dos de sus integrantes, Mariko Doi, la bajista y Daniel Blumberg, el cantante. No tienen idea de si la música seguirá el tonó áspero que ellos desarrollaron en su disco debut, por influencia de bandas como Nirvana, Dinosour Jr. y Happy End.

“Algunos dicen que rompimos la tendencia que aún existe, pero nunca pensamos hacerlo, aunque se escucha bien que lo digan, sobre todo porque nuestro nombre remite a algo sucio”, comentó Daniel en aquella oportunidad, en la que también reconoció ser ferviente admirador del futbolista mexicano Giovanni Dos Santos, que milita en su equipo favorito, el Tottenham de Londres.

Daniel afirmó también estar sorprendido porque los conocen en lugares como Brasil, donde tocaron a principios de 2011, “fue increíble, en la audiencia hubo quienes cantaron todas las canciones. Sólo pensamos en cómo y por qué estaba pasando todo esto. Nos es muy extraño porque esto empezó cuando hacíamos canciones desde la habitación de Max (el guitarrista)”.

Yuck, fue editado por la compañía independiente Fat Possum, es un disco ampliamente recomendable, porque tiene distintos matices, justo como la música es en estos tiempos. Concentra canciones sencillas que hacen mover la cabeza y otras que suenan bastante felices sin ser falsas u otras que hunden a cualquiera en su pantano sonoro como Rubber. En general es un disco sincero.

Tras este cuarteto londinense (complementado por el baterista Jonny Rogoff), viene otra lista de grupos con un sonido similar, nada limpio, como Street Chant, de Nueva Zelanda, Cloud Nothings el proyecto de un nuevo genio, el norteamericano Dylan Baldi; bandas como Herzog, Cage the Elephant, Gypsyblood, Guards o los ‘garageros’ Jacuzzi Boys. Todos desconocidos, efectivamente, pero ese ‘defecto’ no los hace indignos de ser escuchados.

2011 demostró que la música, a pesar de los canales masivos que ya tiene a su alcance, aún mantiene sus refugios para crecer lejos de las mamparas, los reflectores y las cámaras de televisión y luego asaltarlas, cuando sea el tiempo adecuado.

 

 

Martín Ángeles – Periodista dedicado a la profesión desde hace 12 años, reconoce que la música lo atrapó a temprana edad y, como en todo romance, es él quien ya no la dejó ir. Actualmente trabaja en la redacción de la revista Open y colabora para otras publicaciones como Marvin, Vintash, IndieRocks!, DJ Concept y SK8. Co dirige el sitio LaPirateca.com y siempre agradece las invitaciones a escribir, pues es lo único gratuito que verdaderamente disfruta. Twitter: @magrobo





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.