Por - - 0 Comments

El ser humano es susceptible a cometer equivocaciones, consciente o inconscientemente. Es por ello que para dominar alguna destreza es necesario hacer un mismo proceso una y otra vez, es lo que conocemos como ensayo.

El ensayo o práctica es muchas veces causa hastío al músico. Sobre todo cuando se esperan resultados a corto plazo. Sin embargo, la música no es inmediata, hay piezas musicales que se llevan años en dominar para dar una ejecución notable.

Lo arriba mencionado es en ocasiones la razón por la que muchos abandonan el estudio de un instrumento musical “habrá ocasiones en que odiarás tu guitarra” decía Jimmy Hendrix. Es tal vez más común hoy día que estamos acostumbrados a recibir respuesta inmediata gracias a la tecnología digital.

El cliché que tanto se dice: “La práctica hace al maestro”. Es real, sin embargo, la buena práctica debe ser razonada. Poniendo atención en el tocar la pieza repetidas veces y detectar los errores. Una vez encontrado el error es importante separarlo del contexto general de la pieza y verificarlo. En ocasiones enmendar un error implica estudio de técnica, en otros casos se resuelve fácilmente luego de mirarlo desde distintos ángulos.

 

Luego de haber ensayado varias veces una composición, el músico llega a conocerla y recorrerla como su propia casa. Conocer la estructura, la secuencia armónica y la tonalidad de la misma, permiten improvisar en caso de olvidar un pasaje o incluso hacer arreglos sobre lo ya establecido.

 

Esto último es lo que denominamos “tener colmillo”. Se nota cuando un músico en el escenario comete un error y sigue tocando como si nada sucediera. Resulta importante también en el momento de la grabación, en donde hacer varias tomas es con objeto de explorar en lo estético y no en corregir una mala ejecución.

 

Otro punto de especial importancia es que el ejecutante se vuelve co-autor cuando tiene ya memorizada la pieza, por ejemplo: ritmo, armonía, tiempo, tonalidad y lírica. Prueba de ello son las diferentes interpretaciones que se le pueden dar a una misma canción. Recomiendo al lector echar oído a “Come Together” con los Beatles, Aerosmith o Michael Jackson. Las tres versiones son excelentes, ya depende de cada quien elegir su versión favorita.





Deja un comentario