Por - - 0 Comments

Con la creciente popularidad del crowdsourcing, sólo era una cuestión de tiempo para que la industria de la música lo tomara como una de sus mejores herramientas.

A pesar del poco interés de las disqueras, múltiples bandas han demostrado la importancia de la inclusión de sus seguidores para mover el mercado. Al hacer que los fans se sientan más involucrados, como una parte importante de la creación y lanzamiento de la música, los artistas han logrado construir relaciones más fuertes y duraderas con su base de seguidores, que ya no se sienten como un ente receptor u objetivo de una campaña de marketing, ya son parte del proceso de evolución de un grupo.

En otras ediciones de Spoiler Alert ya les he presentado algunos ejemplos de crowdsourcing, les hablé mucho del increíble esfuerzo grupal de los fanáticos de Nine Inche Nails para crear el concierto Another Version of The Truth y la colaboración creativa en el Johnny Cash Project y el video de Ain’t No Grave, sin embargo hay más trabajos de crowdsourcing que vale la pena mostrar, sobre todo cuando será una de las grandes tendencias del 2011.

Empecemos con The Hoosiers que iniciaron la composición en crowdsourcing. Intentaron y lograron lanzar uno de sus discos más largos con una serie de remixes inspirados en el sencillo Choices y los diferentes versos creados por sus fans. El resultado fue un corte de 40 minutos titulado Stop Giving Me Verses, que contó con la aparición de la comediante Katy Brand y el presentador de televisión Jeff Leach. El grupo destinó parte de las ganancias a The Teenage Cancer Trust, haciendo del proyecto tanto una gran causa como una pieza exclusiva para fanáticos.

Otro ejemplo de crowdsourcing en la música es The Futureheads, quienes pidieron a sus seguidores que seleccionaran canciones de su catálogo para hacer un álbum a capella. Otra gran idea para hacer que el fan se sienta parte del proceso y garantiza que ellos obtendrán exactamente lo que quieren y no lo que la disquera cree sería lo correcto.

Podemos ver esa tendencia desarrollándose, con el fan jugando una parte prominente de la estrategia, desde peticiones para crear el arte del álbum hasta seleccionar las canciones que el grupo debería tocar durante la gira. Pero la realidad es que las mejores iniciativas de crowdsourcing no van a surgir de los grupos, sino de los propios fans y con autorización de las bandas.

En el espíritu crowdsourcing, que definitivamente es muy Do It Yourself, 50 fanáticos se reunieron en un concierto de Radiohead en Praga, armados con mini cámaras de alta definición grabaron todo el concierto desde diversos puntos. Lograron un video, que a pesar de verse amateur por momentos, es sumamente vívido, porque muestra el punto de vista del espectador. El proyecto se volvió más interesante cuando los integrantes de Radiohead brindaron el audio del concierto, que da un contraste interesante entre la calidad de audio y lo hecho por pura pasión (por eso luego se ve que la cámara brinca con emoción). Fanáticos y grupo permitieron el lanzamiento como free download en todos los formatos posibles, nada más por el gusto de hacerlo y compartirlo.

El ejemplo más reciente vino de Gorillaz. Tal vez el grupo amañó un poco el lanzamiento de su disco gratuito The Fall (que sólo era gratis para los que pagan suscripción a su club de fans), pero permitieron el lanzamiento de Plastic Beach Live, una recopilación en vivo de dos discos armada por sus seguidores con base en grabaciones de cada track del álbum tomadas de varios conciertos de la gira, apariciones en televisión y radio, así como una mezcla de bootlegs y grabaciones extraídas de YouTube que muestran el catálogo de Gorillaz. El free download fue un regalo navideño, pero todavía pueden descargarlo con varias versiones de arte desde ésta liga.

Aunque el crowdsourcing es una forma de mantener a los fanáticos felices, los fans ya no se conforman con el que les pidan, también quieren hacer algo para contagiar su gusto por una banda. Son los seguidores los que logran los cambios que hace 10 años eran imposibles, la música en colaboración tiene importancia gracias a ellos, las redes sociales y otras maravillas que se encuentran en la red.





Deja un comentario