Por - - 0 Comments
Hace 41 años Pete Townshend concibió la historia de un niño ciego, mudo y sordo que vivía en un estado semicatatónico para somatizar abusos y diversos traumas. Su subconsciente se manifestaba como una figura vestida con túnicas de plata que lo guiaba en un viaje de iluminación, dónde se vuelve capaz de interpretar las vibraciones del sonido y transformar sus propias sensaciones físicas en música.www.i-doser.com o checar los siguientes clips, no olvides tus audífonos para percibir como es una holofonía.

La historia de Tommy tomaba como base las enseñanzas de Meher Baba, pero también se inspiraba en la búsqueda de la conciencia plena a través de drogas alucinógenas, sexo y principalmente el sonido, tres elementos que conocía perfectamente el guitarrista de The Who y que unió para crear una intrigante ópera rock que hasta la fecha sigue provocando sensaciones.

Tonwshend tenía demasiadas cosas en la cabeza creando Tommy como para pensar que esa idea, la de cambiar tu estado de ánimo a través de las vibraciones del sonido nos obsesionaría a muchos. No se si los creadores del i-dosing o los distribuidores de holofonías tenían en la mente a Tommy cuando iniciaron sus experimentos, pero si es seguro que han logrado manifestarse a tal grado que a veces nos hacen pensar que es posible drogarse con música o una simple serie de ruidos.

A últimas fechas ambos experimentos de sonido se han vuelto virales, las holofonías han sorprendido con las grabaciones de audio que se realizan sobre un área específica, usualmente una esfera, recreando la forma en que las ondas de sonido llegan a nuestros oídos haciéndonos creer que estamos ahí, inmersos en un sonido 3D. La “Peluquería”, “Doppler” y “Ghost Eyes” son bastante populares y sorprenden tanto como la primera vez que escuchas The Final Cut de Pink Floyd (el primer disco grabado con el sistema holofónico), sin embargo no intrigan tanto como el i-dosing y la posibilidad de drogarte con tan sólo ponerte unos audífonos.

De acuerdo al sitio web del proveedor de drogas binaurales I-Doser, el i-dosing se trata de un “Sincronizador de ondas cerebrales que emula el uso de medicamentos recetados”, que en términos humanos quiere decir que puedes comprar archivos de audio que con base en vibraciones, ruido blanco, ruido rosa e increíbles paneos de sonido podrían brindarte un viaje sin efectos secundarios o dependencia.

La compañía ofrece desde hace varios años iDoses que van desde los $2.75 hasta los $199 dólares e incluso ofrece a sus suscriptores la oportunidad de ser un distribuidor de “dosis” con la venta de sus descargas a su propio grupo de amigos. Aunque el sitio i-doser.com no asegura que sus sonidos puedan producir un efecto real, si han tenido la paciencia de etiquetar cada dosis con increíbles descripciones que prometen mucho, tanto que múltiples padres de familia ya han empezado una campaña para prevenir el acceso al sitio.

Aunque no hay pruebas científicas que puedan respaldar los efectos reales que reflejan las drogas mediante el uso de pulsos binaurales de audio, un número de escuelas en Estados Unidos y Francia ya han pedido la prohibición del uso de iPods y teléfonos para evitar el i-dosing. Múltiples especialistas en neurología han reportado que no es posible emular drogas a través del audio, sin embargo han manifestado su preocupación respecto a la cultura alrededor de las drogas y que la experimentación con el audio pueda ser una puerta de entrada a drogas reales.

Lo que se debe comprender con el i-dosing es que el 80 por ciento de las veces no funciona, que los audios son puramente recreativos y que las evidencias mostradas en YouTube son falsas. Lo que si es real es que los zumbidos binaurales de las ondas Alfa y Delta han sido históricamente utilizados para el propósito de la meditación y la relajación, por lo que las dosis creadas para ese efecto (concentración, calma, cambiar un estado de ánimo) funcionan de cierta forma, aunque como un placebo.

Personalmente puedo decirles que he probado las dosis y es bastante interesante la experiencia, en los casos en que se trata de evocar emociones las sesiones son bastante efectivas y en el caso de las dosis que prometen sentir los mismos efectos que la heroína, cocaína, peyote, marihuana y LSD realmente son sólo promesas, en todo caso lo máximo que sentirás son alucinaciones auditivas, inmovilidad y convulsiones. En todo caso, si lo que quieren es drogarse, pues escuchen de principio a fin Tommy o The Final Cut, ambos cumplen su promesa de sumirte en un largo viaje, pero si aún así quieren experimentar… pueden visitar





Deja un comentario