Por - - 1 Comment

Hace una década escribí un artículo al iniciar el 2001 que se titulaba Un Año Más en el Territorio del Disco Virgen, por su puesto la idea ahora es obsoleta, no porque haya bajado la venta de discos vírgenes, esos alcanzan disco de platino cada 24 horas, pero vuelvo a considerarlo después de una plática que incluyó a un orgulloso propietario de dos terabytes de música – «eso es como 62 iPods» -, lo que me dejó con una idea importante: ¿acumulas música o escuchas música?.

La última idea es la que me anda persiguiendo desde hace tiempo, sobre todo me amartilla la cabeza cada vez que alguna persona me pide consejos de donde encontrar música, siempre pregunto: ¿quieres tener música o quieres conocer más música? Prácticamente eso ando preguntando desde el año 2001, la diferencia es que en esa época hablábamos de discos, CDs e incluso cassettes, ahora las pláticas son sobre terabytes y la cantidad de canciones no escuchadas y por descubrir en las profundidades de los terabytes.

Apenas el sábado pasado se celebró el Día Internacional de la Música y algunos siguen anunciando que la industria muere bajo el nuevo sistema de downloads. Tan sólo para recordar cómo eran las cosas hace diez años, así es como lucía la industria a finales del 2001, antes de que todo cambiara y se empezara a hablar de crisis:

– Había cinco grandes sellos: Warner Music Group, EMI, Sony Music Entertainment, Bertelsmann Music Group (BMG) y Universal Music Group.
– Los CDs recaudaban el 94.5 por ciento de las ventas de la industria discográfica. Los cassettes tenían el 2.5 y los LPs tenían el 0.2 por ciento. El download de discos prácticamente no existía (al menos los legales).
– La industria discográfica concluía su tercer mejor año consecutivo de ventas, curioso que fuera el último y el inicio del declive.
Napster había sido cerrada en el mes de julio y estaba a punto de concluir un pago por daños de muchos millones de dólares a las disqueras.
Kazaa apenas tenia seis meses de existencia.
– Faltaban dos meses para el lanzamiento de la primera generación de iPod. iTunes Music Store todavía necesitaba otros 20 meses para su lanzamiento.

Aún con esos ejemplos se sigue hablando de sólo una parte, la industria de la música es mucho más que venta de discos, downloads o disqueras, el negocio es mucho más amplio, en la actualidad incluye promoción en radio, inserciones en medios impresos y electrónicos, publicaciones especializadas, sistemas de audio caseros, reproductores portátiles, conciertos, instrumentos musicales, programas de televisión, derechos de interpretación y, por supuesto, los grupos, cantantes y compositores que hacen que todo lo anterior valga un esfuerzo.

Para ser una industria moribunda, tan sólo el año pasado se registró un total de 168 billones de dólares por todos esos conceptos. Es cierto que algunos de esos sectores se han tambaleado, las disqueras y las estaciones de radio son las que han perdido más, las primeras por el download y las segundas porque han descubierto que su programación sustentada muchas veces en la payola ya no es tan atractiva, simplemente porque ya no confiamos tanto en la radio para descubrir música nueva y porque tenemos mayores opciones.

En el caso de los otros aspectos de la industria de la música, claro, hay un montón de facetas por descubrir, pero ésto sólo sirve para demostrar que también hay una gran cantidad de consumidores por ahí que todavía están dispuestos a desprenderse de su dinero a cambio de algo que escuchar, tocar o disfrutar con la música. No se crean eso de que la industria de la música corre el peligro de morir, en todo caso, los que desparecerán serán los que mantienen la música atada a viejas prácticas, los mismos que claman que toda la industria de la música muere.

Para los que no han entendido completamente de que se trata la industria en la actualidad o cómo ha evolucionado a lo largo de los años, sólo vean la tabla del Nuevo Ciclo de 24 horas de Descubrimiento de una Canción y el siguiente vídeo.





1 Comment to Spoiler Alert: La industria de la música no muere

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.