Por - - 0 Comments

Camille_Claudel_1915_poster

Por: Yossa Guzmán / @yosshua

Camille Claudel 1915 (2013) es el más reciente film del director galo Bruno Dumont, se trata de una obra basada en hechos reales que relata los últimos días de la talentosa escultora francesa. En casi una hora treinta minutos observamos la rutinaria vida de Camille Caludel en el manicomio de Montdevergues, la seguimos por los pasillos, por el jardín, por el comedor y dentro de un laberinto imposible de salir, desgastante y repetitivo.

Camille Claudel 1915 nos da varias sorpresas, la primera es la actuación de Juliette Binoche: contenida, no exagerada, que se apega a la norma y fluye increíblemente bien, su mirada, su rostro y las emociones que transmite son tan expresivos que contagia en el espactador esa desesperación y resignación de una mujer acorralada que vive entre la lucidez y la locura.

1843114_3_2939_juliette-binoche-dans-le-film-francais-de-bruno_25e3166981c2184fbba25c319ec1ca38

La segunda sorpresa es el retrato de la vida de Camiille Claudel. Una existencia que fue tan impresionante como decadente y que culminó con un desenlace trágico, el de una artista socavada, victima del destino, de la época y de su propio genio creativo.

Sin embargo lo predecible y conocido por todos es la narrativa de Dumont, su falta de música, sus conversaciones sobre Dios, sus largos recorridos y demás sellos característicos hacen de este filme un interminable camino por lo ya visto, lo nuevo quizá es el uso de más diálogos y anotaciones biográficas sobre Camille al inicio y al final de la trama. En conjunto es (para variar) un film contemplativo que descansa sobre la figura de dos grandes mujeres, una actríz y una escultora envueltas en un ambiente de locura, sonidos guturales y rostros lunáticos. Un diálogo de sordos y una mirada perdida.

Camille Claudel 1915 se presentará en el Festival Internacional de cine de Morelia y se estrenará en salas mexicanas y circuitos comerciales durante en el mes de octubre a través de la distribuidora ND Mantarraya.





Deja un comentario