Por - - 0 Comments

En “Enredos en Broadway” (“She’s Funny That Way”, 2015), el experimentado cineasta Peter Bogdanovich se aleja en muchos sentidos de su obsesión por los temas del pasado (The Last Picture show, 1971) y Texasville,1990) y se acerca más a los temas de comedia involuntaria que tan buenas críticas capitalizaron con su anterior producción The Cat´s meow (2001).

Tras una larga temporada fuera de los sets de filmación, Bogdanovich recurre nuevamente al concepto de la obsesión por la mujer como hilo conductor de una serie de enredos y melodramas cómicos. A partir de la personalidad y el encanto femenino, ocurren una serie de coincidencias que contraponen el clásico cuento de hadas del Príncipe Azul.

tv0SIV4-1

La trama involucra varios saltos temporales, pero comienza a partir de un encuentro íntimo entre Izzy Filnkstein (Imogen Poots), una escort de pre pago con aspiraciones actorales y Albert Delta (Owen Wilson) un exitoso director de Broadway con una fijación por “rescatar” de la vida galante a las mujeres que contrata a escondidas de su matrimonio.

x240-6FR

Así, Albert elije entre el catálogo de una casa de citas a la encantadora “Glow”, pseudónimo de Izzy. La mujer acude a la cita en un peculiar cuarto de Hotel sin saber que su vida cambiará radicalmente al conocer a Albert, quien parece compensar sus infidelidades llevando al buen camino a las mujeres con las que se acuesta.

 

Su truco es usar una líneas encantadoras que roba descaradamente de la comedia romántica “Cluny Brown”, la última película de Ernst Lubitsch: “Nadie puede decirte cuál es tu lugar en el mundo. Tu lugar en el mundo es donde te sientes feliz. Por ejemplo, en Central Park, a algunas personas les gusta sentarse y darles nueces a las ardillas”, “Si te hace feliz darle de comer a las ardillas, ¿quién soy yo para juzgarlos?”

shes-funny-that-way-224e4sa

Para él, las nueces son los 30 mil dólares que ofrece Izzy con la condición de enderezar su vida, ir tras sus sueños y nunca más establecer lazos personales. Lamentablemente, las orbitas de la vida hacen que sus caminos se crucen nuevamente en una audición de la nueva obra de Albert, en la que el papel principal involucra interpretar justamente a una prostituta.

shes-funny-that-way-1

En ese incómodo contexto, a “naturalidad “ de Izzy al interpretar al personaje sorprende a los productores y a los dos actores que interpretan los papeles principales: la esposa de Albert Delta (Kathryn Hahn) y un galán llamado Seth (Rhys Ifans) que están teniendo, a las espaldas de Delta, una aventura.

La trama secundaria nos presenta a una lunática terapeuta interpretada por Jennifer Aniston y a Will Forte como su novio dramaturgo – que, inevitablemente, se enamora de Izzy.

shes-funny-that-way

A partir de esta serie de enredos, coincidencias y situaciones tan cómicas como absurdas, Bogdanovich nos presenta un divertido retrato de la realidad que nos confirma que el mundo es un pañuelo. Como bien menciona una despechada y furiosa Aniston: “Una ciudad de ocho millones de personas y todo el mundo conoce a todo el mundo”

shes_funny_that_way_poster

Al final, la chispa que enciende Izzy sobre las vidas de cada uno de los involucrados en la obra no es fulminante. Muy por el contrario, enciende las cenizas de viejos romances, detona otros y al final, ella misma encuentra el amor en la persona menos pensada, pero que seguramente reconocerán al terminar la película.

Bogdanovich ha creado una comedia sutil, elegante y con una fotografía muy bien cuidada. Una trama que hace guiños al cine de Woody Allen y en la que el mundo del teatro nuevamente encuentra vasos comunicantes con el cine.





Deja un comentario