Por - - 0 Comments

Marihuana, Cocaína y Otros Viajes


La sociedad mexicana vive desde el comienzo del actual sexenio una guerra de guerrillas que se vuelve más drástica con el pasar de las horas (horas, literal) con noticias que incluyen descuartizados, descabezados y protagonizadas por deshumanizados sicarios del crimen organizado que demuestra, por qué no decirlo, mucha mejor estructura que cualquier institución de gobierno consumida en el cáncer de su burocracia y su corrupción.

El ejército sale a combatir a costa de los “daños colaterales” que pueden incluir con su presencia en las calles, y se encamina a la humillación pública y a la exhibición de su arcaico poder bélico. El discruso de la legalización de los estupefacientes o drogas fuertes (desde cocaína hasta heroína) cae en el vacío por significar la pérdida del gran negocio que también implica la prohibición.

Es así como las drogas, elemento presente en las sociedades desde tiempos inmemoriales, se ha convertido en el antagonista por antonomasia de los niños de México. Más allá de las bebidas carbonatadas, de los Camel, de las Maruchan y de las McDonalds, todos ellas causantes de millones de enfermedades que desembocan en muertes por colesterol elevado, cánceres, anginas de pecho, arterias tapadas, etcétera. Contra los elevadísimos índices de muertes por sobredosis de marihuana que es alrededor de cero punto cero por ciento de la población.

En Marihuana, Cocaína y Otros Viajes, el monero Rius nos invita a una reflexión sobre los efectos de las drogas ilegales en contraposición de las legales, llámese alcohol, prózac, tabaco e infinidad de sustancias que con receta médica se convierten en auxiliares de tratamientos médicos, pero al fin y al cabo, drogas.

Un libro que no está excento del humor irónico de Eduardo del Río. Autodidácta y crítico por naturaleza como su estilo le delata. Recomendable para mentalidades por encima de la media hipócrita gubernamental.


Marihuana, Cocaína y Otros Viajes
Rius
Editorial Grijalbo
México, 2004





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *