Por - - 0 Comments

Mientras exista alguien que aprecie una letra y esté dispuesto a cantarla a todo pulmón en sus conciertos, el Motor seguirá sonando. Esa parece ser la convicción de la banda de rock mexicana, que hace unos meses estrenó un nuevo álbum titulado: Motor III.

Con ese pretexto, Resonancia Magazine platicó Christian Charpenell (batería), Patas Rodríguez (guitarra), Os Morfín (bajo) y Manuel Suárez (voz y guitarra) sobre las complejidades de hacer música con contenido para pensar en una era en la que la atención y la capacidad de escuchar, son un provilegio. 

 

En las letras de Motor III se percibe un sentimiento de rabia contenida y mucha incertidumbre respecto al futuro del mundo. ¿Cómo llegó la idea de hacer un disco con temáticas tan centradas en el contexto actual?

Manuel: Originalmente habíamos pensado en hacer un disco conceptual basado en un libro, pero de pronto, ganó las elecciones Donald Trump y en un ensayo decidimos que había cosas más importantes sobre las cuáles hacer canciones.



Patas: Escribir canciones que hablen de estas cosas no es fácil. Es un ejercicio de síntesis muy complicado tratar de resumir en 2 minutos todo el conflicto por el muro de Trump en frases de 8 sílabas y que aparte de todo tengan rima. Además esa letra quedó muy bien, contundente y con un gran mensaje.

¿Cómo surgen las ideas que cuentan en las canciones?

Manuel: A mi me toca hacer las letras y la verdad es que tenía todas los sentimientos y las emociones en mi cabeza, pero no había escrito ninguna letra hasta que comenzamos a grabar. Mientras Christian grababa la pista de batería yo me sentaba a hacer las letras sobre esa base rítmica. Así fueron surgiendo la mayoría de las canciones.

 

 

Escribir letras tan inteligentes se agradece, considerando lo liviano de las canciones en estos días. ¿Qué implica hacer canciones de este tipo?

Manuel: No me parece que sea fácil escribir letras estúpidas, de hecho me parece muy difícil. A mi me personalmente me costaría muchísimo escribir una canción pendeja que me guste y de la cual me pueda sentir orgulloso.

Patas: Es más complejo hablar serio y que además tenga onda, a final de cuentas estás haciendo música, se tiene que sentir, tiene que ser agradable al oído, así que escribir serio y que tenga rima es un gran reto. Por eso es que muchas bandas, muy frecuentemente cantan en inglés, con mensajes que a lo mejor valen la pena, pero en inglés, porque fonéticamente es más fácil..

Christian En el caso de Motor, Manuel muchas veces si ha estado en conflicto. En ocasiones, parece que ya terminó de escribir una canción pero al día siguiente regresa al estudio para reescribirla y comenzar de cero, porque de verdad es muy complejo que las canciones de una banda de rock tengan mensaje y además se puedan cantar.

 

Festival Rock al Parque 2017. Foto de Kike Barona.

 

No es común que una banda tenga la trayectoria que ha logrado Motor. ¿Por que creen que hoy en día las bandas no son constantes en su carrera?

Patas: Una cosa importante es el compromiso y el gusto por la música: quererlo hacer y ser necio porque es lo que te gusta. Cada banda es diferente y no me gustaría generalizar, pero si me parece que hay un fenómeno que sucede en México que tiene que ver con tocar en el Vive Latino.

 

Pero, el Vive Latino solía ser la consagración soñada de muchas bandas mexicanas…

Manuel: La pregunta es ¿cuántas bandas que tocan en el Vive Latino con sólo un disco grabado sobreviven al año siguiente? La mayoría no lo hace. Lo que pasa es que de repente, las bandas piensan que así va a ser siempre y la verdad es que no es cierto. Van, tocan en el Vive Latino y tienen su gran momento, pero al día siguiente regresan a su realidad buscando tocadas en foros semi desiertos y en pésimas condiciones.

Manuel: Motor tocó en el primer vive Latino y no lo hemos vuelto a hacer. Honestamente, ni nos importa, si sucede está chido, pero no es algo que estemos buscando porque la vida del rock and roll es diferente, va mucho más allá que el Vive Latino.

Patas: Nosotros hemos tenido la gran fortuna de haber hecho cosas mucho más grandes que el Vive Latino, como tocar y tener éxito en Europa. Insisto, la vida del rock es muy difícil, tenemos aquí ejemplos de vida de situaciones en las que hay que sufrirle, hay que mal comer y creo que por eso las bandas no aguantan.

Patas: Cuando las bandas creen que por tocar en el Vive Latino su vida y su carrera van a cambiar y después se enfrentan a la realidad y ven lo que realmente es la vida de una banda de rock es cuando se desencantan. A nosotros nos gusta la idea de estar juntos como banda, trabajar, hacer discos y hacer giras porque esa es nuestra pasión y nuestra vida.

Christian Al final, no lo haces por amor, lo haces por pasión. Yo creo que hay un proceso de una banda y cuando se estancan si vale la pena retomar si vale la pena seguir, pero si la banda tiene una curva de progreso constante hay que ver adelante y crecer, ese es el camino que a las bandas nuevas les da mucha pereza seguir. Es mucho padecimiento economica y emocionalmente.

¿Qué tan complicado es escribirle a un público Milenial que está acostumbrado a lo inmediato?

Christian Es muy complejo porque para las nuevas generaciones toda su vida está en torno a lo que sucede en redes sociales. La capacidad de asombro cada vez es menor. Es difícil llegarle a ese tipo de gente, pero hay otro tipo de chavos, afortunadamente para bandas como nosotros que hacemos canciones con un contenido para pensar.

Manuel: Afortunadamente para nosotros existe todavía gente que pone atención en una letra y le llega un momento encapsulado que nosotros convertimos en una canción porque les recuerda una experiencia que tuvo.

Hay dos momentos que nunca se me van a olvidar en la historia de Motor: una de ellas fue cuando le abrimos a Slash en el Pepsi Center, ese día , un grupo de 6 o 7 chavitos se volvieron súper fans de la banda, de hecho ese día se tomaron una foto con el logo de Motor pintado en el brazo. Para mi ese tipo de cosas a fuerzas te llegan, te hacen sentir que lo que haces de verdad es importante para los jóvenes.

El otro fue en un concierto en el que alternamos con Radio Moscow. Ahí vimos a una banda de chavitos de entre 18 y 19 años que estaban hasta adelante cantando y que se sabían absolutamente todas las canciones del nuevo disco.

Fue un momento muy padre, porque nos dimos cuenta que realmente estamos conectando con gente que no es de nuestra edad y eso precisamente es de lo que se trata todo.

 

 

¿Hay esperanza en las nuevas generaciones?

Manuel: Absolutamente, Primero pierdes la fe y luego la esperanza.

 

¿Cuáles son los planes para la banda en el corto plazo?

Manuel: Los planes paa este año son tocar por todo México en una gira de 15 ciudades. Arrancamos la promoción en el Festival Rock al Parque y presentamos el disco el pasado 26 de febrero en el Foro Alicia, pero seguiremos tocando, sobre todo en el centro del país y en ciudades como Ciudad Juárez, Xalapa y Guadalajara. Además, queremos regresar a Colombia, Guatemala y Costa Rica.

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.