Por - - 0 Comments

Lawrence Lessig no sólo es un académico y abogado, se trata del impulsor de Creative Commons y por consecuencia una referencia directa de la cultura que se ampara en el remix manifesto, además de ser uno de los principales generadores de contenido para las conferencias en TED, pero al mismo tiempo es un prolífico escritor que toma su comprensión de las leyes y todo lo que se mueve alrededor de ellas para hablar de forma astuta y precisa sobre los derechos de autor y, en este caso, la cultura libre.

Free Culture se sumerge en la historia del derecho de autor y su evolución en el monstruo que ahora libra una desordenada batalla con las tecnologías que aparecieron con Internet, afortunadamente Lessig no habla completamente como académico o abogado, en realidad su forma de hablar de la creación de la cultura es bastante directa, dibuja escenarios, explica leyes primarias y hace honor al pasado, revisando el nacimiento de la industria discográfica y cinematográfica para descubrir ciertas incongruencias que en ésta época exigen cambios drásticos para beneficiar verdaderamente a los creadores, no a los distribuidores.

No es un libro sobre educación o leyes, pero si es un libro diseñado para educar, formar mentes y para comprobar que no hay mejor lugar para educarse que a través de la cultura libre. Es sobre los problemas que Internet causa incluso después de que el módem está apagado, se trata de una discusión sobre cómo las batallas que ahora causan ira en la vida on-line y que han afectado fundamentalmente a “las personas que no están en línea” porque no hay interruptor que pueda aislarnos del efecto de Internet.

Lawrence Lessig presenta un problema actual muy importante, que se pierde en el ruido de las preocupaciones más urgentes, pero ese problema podría ser la forma de evitar las otras preocupaciones, porque Free Culture es sobre la pérdida de nuestra cultura a manos de las leyes de propiedad intelectual.

El tema cobra vida para expertos y los no tanto con el uso de anécdotas que ilustran claramente cómo el término cada vez está más presente, con el alcance de los derechos de autor sofocando la creatividad y parte de nuestra cultura en el dominio público encogiéndose dentro de esos parámetros. El autor muestra cómo la industria de contenidos está tratando de redefinir el IP como el equivalente de bienes tangibles, cuando no es y nunca ha sido.

Aunque es un libro con cinco años de antigüedad (un largo tiempo en el que se sigue lidiando con las mismas ideas), Free Culture sigue siendo extremadamente pertinente, sobre todo cuando se trata de formar mentes para provocar otros tiempos, actitudes y formas de convivencia.

Para ser congruente con lo que explica Lessig, la mejor forma de hablar de cultura libre es liberándola, encuentren el libro de forma gratuita por iniciativa del propio autor aquí.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *