Por - - 0 Comments

La conversación y la memoria, son la materia prima con la que se construyen las grandes crónicas. Pero para concebirla, se necesita de un excelente narrador que mueva los hilos, haga las preguntas correctas y deje que sean los protagonistas de la historia quienes cuenten su vida en sus propias palabras y valiéndose unicamente de sus recuerdos.

Bailando por nuestra cuenta, la historia de Café Tacvba de Enrique Blanc, es un libro que narra en voz de los cuatro miembros del grupo los orígenes y actualidad de una de las más grandes agrupaciones de la música mexicana dejándonos ver un esbozo biográfico de la niñez y juventud de las personas que existen detrás de los personajes de: Meme, Rubén, Joselo y Quique.

Horas y horas de charlas por separado con cada uno de los integrantes y entrevistas sagaces que van más allá de la charla alrededor de cada una de las producciones de Tacvba demuestran el oficio de Blanc. Con varias décadas en el negocio y un amor excepcional por la música ya sea escribiendo de ella en infinidad de revistas y diarios especializados en México y España, conduciendo programas de radio y televisión, Blanc nos transmite en cada una de sus preguntas un interés genuino por la música del grupo y por los eventos importantes de cada uno de los integrantes.

Este libro es el recipiente de las horas y días completos que pasó Blanc a lo largo de varios años cubriendo al grupo, asistiendo a sus conciertos y viajando con elllos, por lo que no es exagerado señalar que el libro es también un documento biográfico bastante exacto de lo que pensaban en los noventas los músicos mexicanos y la forma en que piensan y se expresan ahora que rebasan las cuatro décadas.

Aunque la memoria suele ser caprichosa y muy frecuentemente sólo nos deja ver las partes agradables de nuestra vida, “Bailar por nuestra cuenta” aporta destellos de honestidad que nos deja ver a los músicos desde otro ángulo, de una forma mucho más profunda de lo que pudimos ver en el documental Seguir Siendo, ya que el libro de Blanc los baja del pedestal y nos los presenta como personas reales, con miedos, decepciones e ilusiones.

A través de sus propias palabras, Rubén Albarrán nos habla de los problemas con su familia, particularmente con su padre y del medio año sabático que se dedicó a viajar en solitario por México para desintoxicarse de los vicios del negocio de la música. Joselo Rangél se sincera y admite cómo el alcohol llegó a poner en riesgo su vida, pero también comparte con el lector sus ilusiones de escribir guiones de cine y literatura de ficción Meme por su parte, nos habla de sus aspiraciones como productor y la visión que lo inspiró a crear el sello terrícolas imbéciles, finalmente, Quique Rangél se sincera sobre sus inseguridades iniciales a la hora de interpretar su instrumento y cómo redescubrió el oficio del diseño gráfico para hacerse cargo en mancuerna con Rubén de cada uno de los artes de los discos de Tacvba.

¿Cómo cambió su vida cuando editaron su exitoso primer disco? ¿Cómo enfretaron la incompresión de sus discos Re y Sino? ¿Cómo es que llegaron a trabajar con Beck y a musicalizar canciones de Juan Villoro? ¿Cómo pasaron de ser rivales del grupo chileno Los Tres a convertirse en sus mejore intérpretes? ¿De quién fue la idea de hacer una coreografía en los conciertos cuando interpretan “Dejate caer”?

Todo eso está en este estupendo trabajo de calidad biográfica orquestrado por Enrique Blanc y ejecutado por los propios integrantes de Café Tacvba, un libro que disfrutará cualquier persona, pero que resulta esencial para los seguidores de la célebre banda mexicana.





Deja un comentario