Por - - 0 Comments

Están por cumplirse 24 años de la publicación de The Satanic Verses (Londres, 1988) y parece una historia que aunque no ha terminado, y probablemente no lo hará mientras Rushdie viva, siempre es recordada cuando suceden episodios parecidos. Al año siguiente de su publicación, el autor Salman Rushdie fue sentenciado a muerte a través de una fatwa (un edicto jurídico islámico) expedido por el Ayatolá, un líder musulmán. Ese momento marcó el inicio de una vergonzosa persecución a un novelista que había sido leído como el escritor de unos versos satánicos, y no como el autor detrás de la novela Los versos satánicos, donde se representa a Mahoma como a otros personajes. En Occidente, donde fue publicada la novela, no existe restricción alguna sobre los personajes que pueden o no ser representados en obras de ficción.

En días recientes medios importantes como The New Yorker o la BBC han demostrado su interés por el tema con la publicación de un texto largo sobre el caso y el anuncio de un documental. Este nuevo interés no es inocente cuando crece la especulación sobre La inocencia de los musulmanes, la pseudo película que representa al profeta del Islam Mahoma y lo parodia. El verdadero causante de la controversia es el trailer. El doblaje está manipulado de forma que hace acusaciones contra el profeta.

Comparar las dos obras es ridículo: Rushdie es uno de los mejores novelistas de la lengua inglesa mientras que la película es más una provocación que una obra de arte. Vivimos en los tiempos del Cristo de Borja, donde las figuras religiosas son protagonistas de innumerables representaciones en el internet; la mayoría divertidas. Sin embargo una representación como esta levanta sospechas, así como su difusión entre los grupos mas radicales del cristianismo como el liderado por Terry Jones en Florida: gente dispuesta a vivir sobre el prejuicio, el estereotipo y el discurso del odio que, entre otras cosas, legitima guerras. En el fondo hay una profunda incomprensión y la casi nula voluntad de clarificar, de acercarse para comprender al otro, sea cristiano o musulmán.

Habrá que esperar si hay algo más detrás de este caso: lo sabremos tal vez a partir de la reacción del gobierno estadounidense.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.