Por - - 0 Comments

Como ya muchos saben, la semana pasada empezaron los periodos de precampañas con miras a las elecciones presidenciales del primero de Julio. Ahora mismo estamos en una relativa calma, de esas que anuncian la tormenta. Muchos ya nos tememos la intromisión de tres campañas de altos vuelos en nuestras vidas a través de la televisión, internet, anuncios en la calle, llamadas telefónicas y seguramente conversaciones en familia. Será imposible ignorar que en México se vivirá una elección que por lo pronto, si parece de tres competidores y no de dos, como ha sido costumbre. Ante ese panorama han surgido sitios como elmenospeor.com, que pretende exponer las principales características de los tres candidatos.

A partir del 29 de marzo, cada uno de los candidatos tratará de crear (por no decir vender) una imagen que muy probablemente poco tenga que ver con la realidad. Algunos han señalado que Peña Nieto ya no será el joven viudo que supera los obstáculos para convertirse en hombre de familia; a la Reagan, pretenderá usar su «sex appeal político» para ganar votantes de ambos sexos. La candidata Vásquez Mota usará su capital femenino hasta donde se pueda y aprovechará el discurso que también repetirá el presidente para sustentar su campaña. AMLO, ahora incluso halagado por Gómez Leyva por seguir puntual el script de que quiere sanar su imagen tras las campañas de difamación del 2006, tendrá que sopesar si la república amorosa es tan efectiva como el López Obrador encarador del pasado.

Nótese que sólo hablamos de imagen; no del pasado, ni de resultados en el gobierno, ni de escándalos sobre fraude o la calidad misma de los candidatos. El menos peor termina por participar en esa misma dinámica al ser a la vez, una exposición de datos no conectados, en forma de compilado de campaña de cada uno de los participantes; lo que termina por estar más cerca de la imagen (al fin superficial) del candidato que de aquellas historias que hay detrás de cada uno. Es necesario que cada una de esas historias se conozca si en verdad se pretende dar un panorama real de lo que se decide el próximo primero de julio.

La visión que se presenta, desde el título, es una muy sintomática con aires de resignación y pasividad. No es para menos. La página es exitosa, en gran medida, porque ha podido reconocer esa situación entre los mexicanos más presentes en internet y la ha llevado a la práctica. Lamentablemente, aunque el esfuerzo es admirable y oportuno, no es suficiente (y eso es responsabilidad de los votantes). Esa visión por si sola nos hace olvidar que los tres candidatos tienen un partido detrás, con una historia particular; eso genera un sentido de igualdad entre los aspirantes que ignora los sucesos del presente sexenio, los gobiernos priistas o los momentos del PRD en el poder, también deben ser un factor en la balanza.

Cuando Macbeth ve los bosques caminar anunciando su caída, aún se reconforta al saber que aquel que lo vencerá, un hombre no nacido de mujer, no es posible. Su inmunidad dura poco porque la retórica, madre de la mercadotecnia, lo puede todo.

Todas las imágenes fueron tomadas del Elmenospeor.com





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.