Por - - 0 Comments

Ayer el movimiento #YoSoy132 se movilizó desde Tlatelolco hasta Televisa Chapultepec donde los esperaba un buen numero de granaderos, para luego dirigirse al Zócalo. La imagen de los estudiantes silenciosos que caminan hacia un cuerpo de granaderos recuerda a cierta escena de V for Vendetta, de Alan Moore. Acá tampoco hubo violencia; hubo un espectáculo de luces, por decirlo así, y un momento de división por una parte del contingente de FFyL de la UNAM. La situación fue muy simple: se convoco a marchar en silencio al acercarse a Televisa y estos contestaron con «el pueblo callado jamás será escuchado». El episodio sirve para sacar una reflexión alrededor de la distancia entre lo que se acuerda dentro del movimiento y lo que sucede en los actos públicos.

La creación del movimiento puede explicarse como la consolidación de una voz que ayudada por nueva cultura digital halla formas de informarse y expresar su inconformidad. En ese sentido hemos visto actos como el ayer, o como el de la proyección de un video sobre las paredes de Televisa; sin llegar a las autenticas fiestas que se vivían en las calles de Santiago de Chile en otras marchas alrededor de la educación. Yo veo en esos actos, en el performance, una manera de proteger la marcha, de diferenciarla con los infiltrados y los grupos de choque, pero también una manera de diferenciarse de otros movimientos. Eso es justo lo que se puso en conflicto en el episodio que narré: hablamos de grupos que hacen un diagnostico diferente de la realidad mexicana, que se expresan y proponen soluciones diferentes a los problemas del país. Ambos entran en el desahogo de la inconformidad, en aprovechar el momento, pero pareciera que unos han esperado mas por este momento; han visto la apatía hasta el punto en que la odian y ya no están dispuestos a participar en el silencio y tampoco a dejar pasar este momento.

Lo que se queda es el reclamo: dejar claro que podremos ver las simulaciones que nos ofrecen, incluso las de la democracia, pero que las veremos de manera crítica, a diferencia del resto de la población que depende de las interpretaciones de que se le dan en el 2 y en el 13. Hasta aquí la reflexión. Es hora de votar.





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.