Por - - 0 Comments

Una “película” de Ortuño

“Prefiero ocultar ante la embriaguez de mis compañeros mis anotaciones y el guión que preparo. También el Mesías pasó años escondido del mundo. Se afilaba la lengua.” El Gato Vera.

Tiene 35 años pero su estilo ya es inconfundible. Antonio Ortuño está de regreso, ahora con Ánima (Literatura Mondadori), luego de haber sorprendido al mundo de habla hispana con El buscador de cabezas, en 2006, que fuera su primera novela.

Es un autor que recuerda la época de mayor genialidad de José Agustín, con una capacidad de crear personajes incluso comparable con la de Irvine Welsh. Parece que no escribe una novela sino un vívido guión de película digno de la dirección de Guy Ritchie. Ese es Ortuño.



Además, Ánima, es una sátira sobre el mundo del cine, como lo llegó a comentar en reciente entrevista con Milenio Diario. Agregó que trataba de gente que amaba tanto lo que hacía que no le importaba pasar por encima de nadie. Es un libro sobre los egos del mundo del cine. Una batalla constante entre sus protagonistas, El Gato Vera y Arturo Letrán, y como su maestro, El Animal, es despojado del conocimiento y lanzado al olvido.

La narración comienza con un fade in. Velorio del Animal. Interiores. Ahí El Gato Vera armará el escándalo, golpeará a los deudos y recibirá respuesta.  Se adueñará del fúnebre evento. La escena se congela y una voz en off retomará la historia desde el principio. Así conoceremos la miseria del difunto mientras anduvo en este mundo (un personaje inolvidable por lo grotesco y noble al mismo tiempo), y el rotundo éxito de los demás a sus costillas.

A la vez las frases breves de Ortuño son clave en el desarrollo de Ánima. Son puntillosas, ácidas, a veces llenas de seguridad, a veces carentes de todo refinamiento. Pero son cortas y sustanciosas, como si Ortuño fuera un escritor nacido en la tierra virtual de Twitter.

No hay que perder de vista a éste escritor que ya nos entregó la ironía, una pluma valiente y el estilo; seguramente seguirá en busca de la consagración. Que la revista británica Granta lo haya seleccionado como uno de los mejores escritores jóvenes en lengua española parece no importarle mucho. Y qué bueno.

Por lo pronto, el producto que entregó este año es sobresaliente. Ánima es un libro para reír, para disfrutar en secuencias, y para burlarse del estrellato y la fama.

Ánima
Random House Mondadori
México, 2011

mail





Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.