Por - - 0 Comments

El cine se ha encargado desde siempre de rescatar los clásicos de la literatura, desde el mítico Frankenstein hasta El Señor de los Anillos, soberbia saga sin parangón en el mundo de la imaginación que despierta la literatura, así como en la relativamente moderna historia de los efectos especiales.
Ahora llegará Gatsby, una de las más grandes novelas de las letras norteamericanas, libro escrito por el misterioso Scott Fitzgerald en 1925.

Esta historia, que llegará a la pantalla grande protagonizada por Leonardo Dicaprio, ya se había adaptado en otras 3 ocasiones, siendo la más popular la dirigida por Jack Clayton en 1924.

Llama la atención el hecho de que se vuelva a rescatar para el cine. Ante la probable falta de historias, toman una que asegura un resurgimiento en el drama, un relato con mucha actualidad, que pone en el papel los valores que se han perdido tras la llegada de un mundo moderno, materialista, que atrapa y que devora.

El Gran Gatsby tiene un soundtrack de Jazz, un sabor a whiskey añejado y un olor boscoso. El relato de Fitzgerald toma vida autentica cuando se lee sobre las páginas, y la seguirá tendiendo, más que cuando se vea tras una pantalla. También hay una historia de amor, de esos amores que se quedan en deuda y sólo regresan para mostrar la debilidad que posee cada individuo capaz de sentir.



El final es trágico porque la excentricidad de Gatsby es eso, un disfraz de oro para esconder un lamentable pasado y presente fangoso. La obra cumbre de Fitzgerald llegó en un momento decisivo también en la historia norteamericana, pues fue parte del preámbulo de la gran depresión con la que arrancarían la década de los 30’s en el país del norte. Ahora viene una adaptación, un aviso del destino, tal vez, de que vivimos en ciclos que se repiten y se repiten y se repiten…

El Gran Gatsby
F. Scott Fitzgerald
Editorial Anagrama
Barcelona 2011

mail





Deja un comentario