Por - - 1 Comment

En este mismo espacio fue reseñada la última novela de Sealtiel Alatriste, Ensayo sobre la ilusión, lanzamiento que a la postre se haría merecedor del Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores, sin embargo, no tardaron algunos especialistas como Guillermo Sheridan y Gabriel Zaid en levantar la voz contra el autor laureado.

Los señalamientos de Zaid y Sheridan son serios. Escribió este último, en su columna para Letras Libres, que se trataba de un premio mal habido y no tardó en destacar que Alatriste, literariamente, se reduce a una colección de plagios más que a creatividad e imaginación.

“Es una pena que confundir la vida con las ganas de escribir termine por ser una confusión entre las ganas de escribir y firmar lo que escriben otros”, destaca el escritor y académico, y remata:

“Es una pena que un escritor engañe: las letras y la inteligencia mexicanas configuraban un espacio de honestidad en un país proclive a la mentira…Ya no”.

Como bien comentamos aquella ocasión en nuestros Lugares Comunes, Alatriste es un cacique del mundo cultural y editorial. Podemos recordar incluso aquel escándalo, también de plagio, que envolvió a José Saramago y su excelente novela Las Intermitencias de la Muerte, a Sealtiel Alatriste, entonces editor de Alfaguara y a Teófilo Huerta, un escritor y periodista mexicano, quien aseguró que la idea de la espléndida novela del portugués no era más que un plagio de su creatividad.

Así, Alatriste se hace merecedor de un Premio que, por la misma calidad y alcances de esta novela, nunca se le debió haber otorgado y, además, reaviva su imagen de influyente cultural (actualmente dirige Difusión Cultural de la UNAM y el jurado del premio lo integró, entre otros, Ignacio Solares, quien dirige la revista de literatura de la misma institución), y aquella percepción de plagiario intelectual que mina su prestigio.

En su defensa, podremos decir que todo escritor absorbe ideas constantemente, las recrea y, después de un tiempo, las apropia de acuerdo a sus otras lecturas, otras experiencias y otras recreaciones.

Pero preferimos ser malpensados, decir que Alatriste no ha expresado nada por defenderse, que seguramente su novela no fue un plagio pero sí muchos otros artículos que ha publicado y en los que se ha olvidado de usar las comillas y las atribuciones.

Preferimos pensar y, también por el bien de la Universidad a la que él representa, que se trató de un permio mal habido y exhortar desde este espacio a la reflexión de quien(es) lo otorgan, antes de que el desprestigio de Sealtiel Alatriste arrastre a alguien más.





1 Comment to Lugares Comunes: El plagio

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.